Elecciones andaluzas 2018

Ciudadanos no apoyará a Susana Díaz aunque se repitan las elecciones andaluzas

  • Inés Arrimadas se suma a la contundente advertencia en la que Juan Marín está basando su campaña

Juan Marín e Inés Arrimadas, junto al presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero. Juan Marín e Inés Arrimadas, junto al presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero.

Juan Marín e Inés Arrimadas, junto al presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero. / José Ángel García

Comentarios 10

A los naranjas les falta decir: ¿Qué parte del 'no' no ha entendido señora Díaz? La líder de Ciudadanos en Cataluña, la jerezana Inés Arrimadas, ha entonado esta mañana el leit motiv que acompaña a su compañero Juan Marín en sus últimas intervenciones: los naranjas no volverán a investir a Susana Díaz como presidenta de la Junta.

¿Incluso si eso conlleva una repetición de las elecciones del 2 de diciembre? Sí, ha sido la respuesta de Arrimadas, quien ha intervenido en un acto organizado por la Cámara de Comercio de Sevilla.

Los empresarios se la comen a besos

Los empresarios se comen a besos a Arrimadas, catalana y andaluza, no lo pueden disimular: a ellos les gustaría que Inés fuese la candidata a la Presidencia de la Junta. Con empaque y contundencia, viene de ganar en el territorio comanche del este español. La estudiante de la Pablo Olavide, la niña de Jerez, es la nueva Juana de Arcos. Y como los empresarios, hay muchos andaluces.

Pero el candidato no es Arrimadas, sino Juan Marín. Y el de Sanlúcar tiene el encargo de Albert Rivera de superar al PP en el sur, por eso se tiene que desprender de toda sombra de socia del socialismo.

Inés Arrimadas, durante su discurso. Inés Arrimadas, durante su discurso.

Inés Arrimadas, durante su discurso. / José Ángel García

¿Hasta qué punto se puede dar por cierto que Juan Marín no volverá a apoyar a Díaz?

Ya se sabe que los políticos salen a las elecciones a ganar, a no pactar con nadie y a olvidar pronto esas posturas maximalistas, pero Ciudadanos está firmando una enorme hipoteca para después del 2 de diciembre. No pactará con Susana Díaz.

"Paco, no te preocupes, seremos sensatos, pero no podemos ser conforministas", le dice Juan Marín al presidente de la Cámara

El presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, le puso la alfombra a Juan Marín para conducirlo hasta donde los empresarios desean: que se comprometa con la estabilidad de la comunidad. Le pidió la misma sensatez y capacidad de diálogo que Ciudadanos ha tenido hasta ahora, pero el candidato naranja le replicó: “Paco, no te preocupes, seremos sensatos y dialogantes, pero no podemos ser conformistas”. “Esto pasa por el cambio de Gobierno en esta tierra”, añadió.

Es decir, el no a Susana se mantiene y, cada día que pasa, el compromiso es más público y, por tanto, más difícil de incumplir.

Nuevas elecciones andaluzas

Inés Arrimadas respalda la posición de Juan Marín, incluso si hubiese que celebrar otras elecciones. Una vez que se constituya el Parlamento el 27 de diciembre, su nuevo presidente deberá proponer a un candidato a la Presidencia. A partir de la primera votación de investidura, se abre un plazo de dos meses; si no hubiese presidente, se repetirían las elecciones.

Nunca ha ocurrido en Andalucía; sí en España, donde Pedro Sánchez llevó su negativa a Rajoy hasta el extremo que la mitad de su partido terminó por echarlo.

Ciudadanos también aseguró en la campaña electoral de las generales que nunca respaldaría a Mariano Rajoy como presidente. Albert Rivera lo repitió hasta la saciedad, no se podía comprometer con su pasado, pero al final fue quien le respaldo, no sin antes intentarlo con el PSOE.

Lo mismo sucedió en Andalucía en 2015. Marín tampoco iba a apoyar a Susana Díaz, pero, al final, y tras echar a Chaves y a Griñán de sus escaños, se avino al pacto.

Es como si Arrimadas fuese de número dos, y Rivera de tres, de Juan Marín

El parlamentarismo español se ha convertido en algo muy diverso, pero las formaciones no asumen que sea pluralidad lleva, forzosamente, al pacto. De no ser, claro está, que quieran convertir la democracia en una sucesión de elecciones e inestabilidades, un fracaso.

El giro de Ciudadanos sobre Susana Díaz se debe a una estrategia nacional. Albert Rivera lo ha explicado a periodistas madrileños, y Arrimadas ha argumentado que se trata de una decisión de la dirección de Madrid, aunque ella ha matizado que procede de Marín.

A quienes no ponen veto en Ciudadanos es al PP. Juan Marín pactaría con los populares para cambiar de gobierno en Andalucía, pero cree que su candidato contrincante, Juanma Moreno, “ha tirado la toalla”. Ciudadanos estaría encantado de que el PP pudiera sumar con ellos y hacer presidente a Marín -es tan obvio que es una estupidez recordarlo-, pero miembros de la dirección nacional naranja también sostienen lo contrario. Si PP y Cs sumasen y los populares fuesen los primeros, sería imposible oponerse al cambio.

Una Juana de Arco en Andalucía

Sin embargo, la realidad demoscópica del momento indica que PP y Ciudadanos no suman esos 55 escaños con los que obtendrían. Ni las encuestas publicadas ni los sondeos internos de PSOE, CS y PP así lo indican, y es que para ello Juan Marín tendría que arrancarle más votos a los socialistas. Y Ciudadanos no tiene ni el líder andaluz para ello ni la red territorial para alcanzar a toda la Andalucía rural. ¿Cómo se combate esto? Pues con la presencia, nada gratuita, de Arrimadas, la Juana de Arco que le ganó a los nacionalistas, a pesar de TV3, la Rac, el clientelismo convergente y la histórica pasividad de los españolistas en las elecciones autonómicas catalanas.

Arrimadas, por así decirlo, va de número dos de Marín y Albert Rivera, en esta lista cremallera virtual, de tres. Ése es el cartel naranja para la campaña electoral. Pedro Sánchez no acompañará a Susana Díaz ni Pablo Iglesias a Teresa Rodríguez, y Casado tampoco, porque no querrá vincular su suerte a la de Juanma Moreno. En eso, Ciudadanos es diferente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios