El musical de 'los Javis' 'La llamada' invoca a sus fieles en el Cartuja Center

  • El musical de Javier Calvo y Javier Ambrossi, visto ya por un millón de personas, se representa en Sevilla del 6 al 9 de diciembre.

  • Nerea Rodríguez, Andrea Guasch y Raoul encabezan el reparto.

Un momento de la presentación de la obra en el Cartuja Center. Un momento de la presentación de la obra en el Cartuja Center.

Un momento de la presentación de la obra en el Cartuja Center. / José Ángel García

Un día, Javier Calvo y Javier Ambrossi pensaron en que a Dios, por aquello de su amor incondicional a los hombres, le pegaba una canción como I will always love you. Los actores, que por entonces ya se habían pasado a la dirección con piezas de microteatro y buscaban material que escribirle a sus íntimas Macarena García (hermana de Ambrossi) y Belén Cuesta, encontraban esa imagen irresistible: Whitney Houston se había pasado la infancia en el coro góspel de su iglesia, honrando a Dios con su voz prodigiosa, y ahora la ficción permitiría una vuelta de tuerca a aquello. De ese punto de partida salió La llamada, inicialmente un proyecto modesto que los Javis consiguieron estrenar en el vestíbulo del Teatro Lara de Madrid y que acabó erigiéndose en un insospechado fenómeno teatral: más de un millón de espectadores han visto esta obra que lleva seis temporadas programándose en la cartelera madrileña.

Ahora, este musical desembarca en el Cartuja Center, donde se representa del 6 al 9 de diciembre. Nerea Rodríguez y Andrea Guasch afrontan en diferentes funciones el papel de María (la primera lo interpreta del 6 al 8 y la segunda el 9) y Raoul (6 y 7), Ruth Lorenzo (8) y Paco Arrojo (el 9) se reparten hacer de Dios dentro de un reparto que completan Angy Fernández, Roko y Mar Abascal. La llamada pasará también por Granada este jueves y por Roquetas de Mar el 30 de noviembre.

Los espectadores andaluces podrán entrar en el campamento cristiano La Brújula y recordar ese verano en que sus vidas cambiaron. La existencia de María y Susana, las dos protagonistas, dos jóvenes amantes del reguetón que sueñan con montar un grupo que se llame Suma Latina, se verá sacudida por un hecho inesperado: a la primera empieza a aparecérsele Dios en una versión mas mundana de lo que cabría esperar, entonando la balada más famosa de Whitney Houston (y previamente de Dolly Parton). De la situación son testigos otros dos personajes, dos monjas que tendrán peso en la acción: la más veterana Bernarda y la más joven, y llena de dudas, Milagros. Así transcurre una historia que, con desenfado e imaginación, mezcla la luz de lo místico con la de los focos y habla "sobre la fe, la amistad, el primer amor, la búsqueda de la identidad, el electro-latino y Whitney Houston".

Nerea Rodríguez, junto a sus compañeros de reparto. Nerea Rodríguez, junto a sus compañeros de reparto.

Nerea Rodríguez, junto a sus compañeros de reparto. / José Ángel García.

El montaje concebido por Calvo y Ambrossi, que después se marcarían un nuevo tanto con la serie Paquita Salas, ha tenido un recorrido triunfal en estos años. La adaptación cinematográfica logró cinco candidaturas a los Goya, y Leiva se hizo con el premio a la mejor canción original. La producción teatral cruzó el océano y se ha representado en países como México, Chile, República Dominicana y Argentina. Pero, ¿qué tiene La llamada para llegar de una manera tan efectiva al público?

"Ves la obra y te sientes reconocido. Puedes encontrar algo de ti en cada uno de los personajes", responde Raoul, que cree que una obra tan "moderna, que habla de temas actuales" ha conseguido acercar a las nuevas generaciones al teatro. "Es algo que dicen los Javis y que yo repito como un loro: la gente joven no iba al teatro porque el teatro no iba tampoco a la gente joven", añade el cantante barcelonés, descubierto, como su compañera Nerea Rodríguez, en las galas de Operación Triunfo.

Y esta improbable fantasía pop sobre "el amor en sus distintas formas", tal como la define Andrea Guasch, siempre resulta cercana y conmovedora, quizás por el cariño con que sus creadores describen las vicisitudes de sus criaturas. "Aunque narra una historia muy irreal, está contada con un punto muy verídico", valora Nerea Rodríguez, que destaca también como una virtud el que los elencos cambien dependiendo del día. "Eso vuelve esta producción muy dinámica, hace que cada representación sea diferente", afirma.

El reparto muestra su entusiasmo por trabajar con dos de los directores más populares del momento, un dúo "con mucha sensibilidad, muy carismático", celebra Guasch. Que Calvo y Ambrossi vengan de la interpretación ayuda a que cuiden especialmente este flanco. "Otros se preocupan del conjunto, de que quede bonita la obra o la película, pero ellos prestan especial atención a lo que hacemos y además nos dan libertad para crear", prosigue la actriz. "Somos como una familia que te ayuda a hacer cosas. Ellos saben sacar de ti. A menudo te preguntas ¿Estaré preparado para esto?, pero tenerlos a ellos a tu lado te hace ver que sí", admite Raoul.

La llamada se representa con unos músicos, la banda de Dios, actuando en directo. "Ahora ya se sabe que la obra funciona, pero cuando empezamos", dice el guitarrista Rubén Tajuelo, Rosco, "fue una apuesta valiente por parte de Los Javis. Podrían haber elegido música enlatada como hacen otros musicales, pero aquí no ocurre eso". Dios no merecía menos. Y Whitney tampoco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios