Atletismo | Campeonato de España

Kevin López, ¡trece veces campeón de España!

  • El loreño sumó su segundo título consecutivo en el 1.500 tras los 11 acumulados en el 800

  • "Había dos atletas mejores, pero hice una carrera perfecta para mí"

Kevin López es felicitado por Fontes y Gómez en lo más alto del podio. Kevin López es felicitado por Fontes y Gómez en lo más alto del podio.

Kevin López es felicitado por Fontes y Gómez en lo más alto del podio. / RFEA

Kevin López Yerga no es ya un niño para practicar el atletismo al más alto nivel. El pasado 12 de junio le quitó al almanaque la hoja que le otorgaba los 30 años desde que naciera con filiación en la localidad de Lora del Río. Sin embargo, este domingo protagonizaba en las pistas de Vallehermoso una de las gestas más espectaculares de su carrera deportiva. Le sirvió, por cierto, para conquistar el decimotercer título de campeón de España, el segundo en el 1.500 después de los 11 que acumulaba como rey indiscutible de los 800 durante una década entera.

¿Y por qué fue una de las gestas más espectaculares para alguien tan acostumbrado a subir a lo más alto del podio en los Campeonatos de España de atletismo? Sencillo, en una temporada atípica por el confinamiento debido a la pandemia, Kevin López llegaba a este certamen ya centenario con la sensación de que su pico de forma no era el ideal. Para más inri, tanto el granadino Ignacio Fontes, campeón de Europa sub 23 en 2019, como el burgalés Jesús Gómez llegaban como claro favoritos después de haber conseguido grandes marcas durante los últimos meses. No en vano, Fontes llegó a batir un récord de España de 1.000 sub 23 que estaba en poder de Reyes Estévez desde hace 25 años. Tanto Fontes como Gómez están entre las ocho mejores marcas del mundo en 2020 en la distancia.

"Sabía que hoy había dos rivales que eran muy superiores a mí en cuanto a marcas y también a momento de forma. Tenía que buscar la forma para intentar ganarles, tenía que hacerlo, pensaba que era la mejor así y al final me ha salido bien". Así lo admitía el propio atleta sevillano ante los micrófonos de la Real Federación Española de Atletismo cuando hacía su análisis de la final tras proclamarse campeón de España.

Pero Piescalientes, como es conocido Kevin y que incluso le sirve para nombrar a su web particular, siempre tiene un gen competitivo que puede aparecer en cualquier momento. Lo hizo precisamente en una final que los propios comentaristas de TVE, incluido el ex mediofondista Juan Carlos Higuero, calificaban como la reina de los campeonatos o la final más complicada por el nivel de los participantes. Allí estaban también Saúl Ordóñez, el hombre que le quitó al loreño el récord nacional de 800, y otra pléyade de buenos especialistas, como David Bustos o Nassim Hassaous.

Kevin López lo tenía muy claro en su primer análisis de la carrera: "La verdad es que me he encontrado muy bien, he hecho la carrera como creía que era lo mejor para mí. Ha sido la carrera perfecta, la he llevado a donde quería llevarla y mis rivales me han dejado llevarla a mi territorio".

Basta con observar el vídeo de la misma para comprobar que el loreño salió muy retrasado, casi se peleaba con Jesús Gómez para ser el último clasificado mientras Saúl Ordóñez se acercaba a padecer una tortícolis de tanto mover la cabeza a un lado y a otro para controlar desde la punta en las dos primeras vueltas. Pero, de repente, cuando restaban 600 metros, Kevin irrumpió como un cohete desde atrás y se puso directamente en la primera posición.

Lógicamente, era complicado vaticinar si podría aguantar después de un ataque tan largo. Tal vez ni él mismo sería capaz de saberlo en esos momentos, pero su valentía obtuvo el premio del oro, nadie fue capaz no ya de sobrepasarlo sino ni siquiera de seguirlo en esta recta de meta. El título número 13 era el segundo consecutivo en los 1.500.

Kevin tildó su "triunfo" de "súper importante tras pasar una temporada rara, como todo el mundo", a causa de la pandemia del Covid -9.  López, en palabras recogidas por Efe, agregaba que para él este 2020 ha sido "un poco peor que para los demás por no tener motivación tras la suspensión de los eventos internacionales" como los Juegos Olímpicos o el Campeonato de Europa. "Me ha costado entrar en la dinámica de trabajo, darlo todo en los entrenamientos. Me ha costado mucho, pero al final me puse medio en forma, aunque sé que no he estado al nivel que puedo alcanzar", señalaba.

Eso sí, el plus de motivación ya está ahí de nuevo. Pese a que entonces ya contará con 31, el loreño mira con optimismo el futuro. "Ojalá que el año que viene, con tiempo, salgan las cosas mejor. El calendario  será exigente, con los Juegos, el Europeo y los campeonatos en pista cubierta, lo que requiere que hacer cosas muy bien para sacar un puntito más de lo sacado otros años". Otro reto más para Piescalientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios