Ciclismo

Juanpe López, la alegría de volver a hacer kilómetros en la carretera

  • El escalador sevillano del Trek-Segafredo vuelve a pedalear sobre el asfalto tras casi dos meses de confinamiento y rodillo

  • "Ahora se trata de hacer kilómetros, recuperar sensaciones y disfrutar sobre la bici"

Juanpe López se entrena por las carreteras de la provincia. Juanpe López se entrena por las carreteras de la provincia.

Juanpe López se entrena por las carreteras de la provincia. / Nané S. Moreno

La nueva normalidad para un ciclista empieza a parecerse a la antigua. Levantada la prohibición para hacer deporte, los rodillos han regresado al trastero y las gomas tocan ya el asfalto. "Cómo lo echaba de menos", relata Juanpe López, que ha vuelto a rodar en la carretera tras casi dos meses de confinamiento.

El sevillano, en su primera temporada como profesional en las filas del todopoderoso Trek-Segafredo, ha puesto el contador de kilómetros a cero para empezar "como en una pretemporada" a acumular kilómetros en las piernas, porque, aunque sirve de mucho, el rodillo no es lo mismo. "El primer día que me monté en la bicicleta parecía que me iba caer", bromea el lebrijano. "Tenía mono de que me diera el aire en la cara, sentir el sol en el cuerpo. Tras tanto tiempo sin poder hacerlo, el poder salir es una motivación más", relata el joven escalador, que reconoce que "como echarte a la carretera no hay nada para entrenarse". "El rodillo está bien para mantener la forma o cuando sales de una lesión, pero las sensaciones son muy distintas. Espero, sin embargo, que la gente, en general, sea consciente de que esto no ha acabado y que hay que seguir las instrucciones que marca el Gobierno".

En ese sentido, y aun siendo deportista profesional –"nunca salgo sin el papel que me autoriza del equipo y de la Federación Española de Ciclismo encima, por si acaso me pasa como a Alejandro Valverde"–, dice, recorre las carreteras sevillanas sin salirse de los límites de la provincia. "De momento cuando me he cruzado con la Guardia Civil no me han parado", apunta. Empezó suave, "con un par de horas al día", pero ya hace "tiradas largas de cuatro y cinco horas por la mañana, llegando a casa para comer". "Ahora se trata de recuperar sensaciones sobre la bicicleta, disfrutando como si fuera una pretemporada. Acumulando horas y subiendo la intensidad poco a poco", asegura.

Reconoce que el primer día que pudo rodar "fue como un Día de Reyes con la bici nueva", pero no ha tardado en recuperar la costumbre y convertir en rutina lo que hasta hace poco parecía muy lejano: volver a montar en bicicleta. "Como profesional y deportista de alto nivel podría entrenarme a cualquier hora del día, pero me gusta por la mañana. Voy día a día, sin pensar en lo que vendrá, porque todo es muy cambiante y ahora no se pueden hacer muchos planes", destaca el protagonista, que no se ha librado de las miradas inquisidoras de quien no conoce su actividad, ya que "salir en bicicleta es trabajar" para él: "La mayoría de la gente de donde vivo me conocen, pero hay quien no y alguna mirada extraña sí que me han echado".

De momento Juanpe López ha vuelto a entrenarse a la espera de acontecimientos. El "contacto con el equipo es continuo", con "reuniones semanales". En el Trek-Segafredo están "muy pendientes de los corredores y nos transmiten mucha tranquilidad". "El apoyo al corredor es enorme y eso te da tranquilidad para centrarte al máximo", destaca el corredor sevillano. Y no es poco, después de las últimas noticias en el mundo del ciclismo en las que el Astana pone en riesgo su supervivencia y el CCC polaco ha perdido a su principal patrocinador. "El mundo del deporte no es ajeno a los problemas económicos que esta crisis sanitaria conlleva. En el ciclismo y en cualquier hogar la economía se está resintiendo y por eso hay patrocinadores que están dando un paso atrás, por eso toca agradecer el apoyo que el equipo y nuestros espónsores nos dan", afirma el ciclista, que, tras todo lo que ha pasado, mira con ilusión a la segunda mitad del año "si todo sigue evolucionando bien como hasta ahora".

"Con el calendario de la UCI se abren nuevas posibilidades, pero ahora no hay que pensar a largo plazo”

Y es que la UCI elaboró un nuevo calendario en el que concentra las carreras en la segunda mitad del año, con fechas en las que varias citas coinciden y a las que un equipo de la categoría World Tour como el Trek Segafredo no puede faltar, por lo que las posibilidades de afrontar una grande este año podrían aumentar para Juanpe López. "Estaré preparado para lo que me pida el equipo. Tengo muchas ganas de correr en este extraño año", afirma el lebrijano, que se estrenó con la formación estadounidense dejando muy buenas sensaciones en el Tour Down Under de finales de enero.

"Es cierto que con este nuevo calendario se abren algunas posibilidades, pero lo mío ahora es centrarme en hacer kilómetros. El 25 de octubre, por ejemplo, coinciden el final del Giro (del 3 al 25 de octubre), la Vuelta a España (del 20 de octubre al 8 de noviembre) y la París-Roubaix" y las formaciones World Tour deben estar en todas. "A ver qué pasa...". Y es que con todo lo que ha pasado esas fechas parecen tan lejanas que es "tontería" pensar en ello de momento. Ahora no queda otra que "hacer kilómetros y kilómetros para recuperar el tiempo perdido". "De momento, aunque siempre hay repechos, trato de llanear sobre todo para que las piernas se vayan acostumbrando. Si coges sierra, cuando bajas estás mucho tiempo sin pedalear y ahora lo importante es hacer acumular kilómetros en esta nueva pretemporada", destaca el sevillano, que vuelve a disfrutar haciendo su trabajo como un niño con bicicleta nueva el Día de Reyes. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios