Betis Energía Plus

Samb: "¿ACB?, aceptaré lo que venga y seguiré buscándome las papas"

  • Mamadou Samb destaca el "hambre" de todos los jugadores como una de las claves de la gran temporada

  • Después de tres ascensos frustrados en los 'play off', se sacó la espina y mira al futuro pensando, sobre todo, en su familia

Mamadou Samb posa en San Pablo con los dos títulos conseguidos este curso por el Betis Energía Plus en la LEB Oro. Mamadou Samb posa en San Pablo con los dos títulos conseguidos este curso por el Betis Energía Plus en la LEB Oro.

Mamadou Samb posa en San Pablo con los dos títulos conseguidos este curso por el Betis Energía Plus en la LEB Oro. / Betis Energía Plus

Iba para extremo como futbolista, dice en broma, pero el destino se cruzó en su camino. El "bueno" era su hermano, al que fueron a ver a Senegal, pero fue Mamadou Samb (Dakar, 31-12-1989), quien acabó yendo a probar al Arona tinerfeño, despertar el interés el interés de la cantera del Barça y vivir de un deporte que lo apasiona, aunque por delante siempre estará una cosa: la familia. Después de tres ascensos frustrados en finales de los play off de la LEB Oro, como bético "por fin" se sacó la espina. Sueña con volver a la ACB, pero asumirá lo que venga. "Como he hecho toda mi vida desde que me fui de mi casa. Aceptando lo malo y trabajando con humildad para que llegara lo bueno".

–Ya tiene un ascenso a la Liga Endesa en su currículum.

–Por fin. La pasada campaña perdí con el Melilla en el quinto partido de la final del play off (3-2 con Manresa); un año antes, con el Palencia (3-0 frente al Burgos) y en la 2014-15, con el Breogán (3-2 ante Ourense). Tenía que sacarme ya esa espinita, porque parecía que era gafe. Es duro, porque siempre estás pensando qué pudiste hacer más para ganar.

–Y lo ha hecho arrasando con el Betis.

–Ha sido una gran temporada, aunque más difícil de lo que parece por los resultados. Hacer de San Pablo un fortín ha sido una de las claves.

–Y la plantilla.

–Sin duda. No había cinco titulares, sino un gran equipo. Entrenando éramos igual de competitivos. El que estaba en pista sabía que debía dejarlo todo en el parqué y aprovechar los minutos que tuviera, porque un día podían ser 15 y al otro sólo cinco. Es un lujo tener una plantilla así.

"Estaba quemado de problemas para cobrar; tras Bilbao tuve ofertas ACB, pero debía buscar el pan para mi familia"

–Debutó con el Barça en la Euroliga y con el Granada en la ACB. ¿Cree que volverá a la Liga Endesa de verdiblanco?

–Me encantaría estar en el Betis 10 años más, pero entiendo que esto es un negocio y hay que aceptar lo que a uno le venga. Juanma Rodríguez y Curro Segura harán lo que crean mejor para el club. Saben de esto y yo aceptaré lo que decidan. Mientras, seguiré trabajando a tope y dándolo todo en cada entrenamiento.

–¿Cómo acaba en la LEB alguien que jugó una final de la ACB?

–Lo pasé muy bien en el Bilbao (desde la mitad de la 2011-12 hasta la 2013-14) y tenía contrato para seguir, pero había problemas de pagos y de Granada aún me debían dinero. Tenía ofertas de ACB, pero estaba quemado de jugar poco y con problemas siempre para cobrar. Y cuando tienes hijos uno sólo piensa en darles de comer y que no les falta nada. Debía buscar el pan para mi familia y decidí dar un paso atrás, cobrar menos pero cobrar y disfrutar de nuevo del baloncesto.

–¿Cómo llegó a España?

–De casualidad. El destino... Yo no jugaba al baloncesto, sino al fútbol. Corría mucho y siendo tan delgado y con las piernas tan largas iba para extremo... Fueron a ver a mi hermano, pero me vieron en una pachanga tres contra tres. Fui a Tenerife a probar, porque tenía listo un visado para ir a estudiar a Europa. La cosa fue bien y..., aquí sigo, y eso que empecé tarde con el baloncesto, con 13 años.

–¿Le gusta el fútbol entonces?

–Sí, soy futbolero.

–Las cosas no han ido bien por el Benito Villamarín...

–El Betis empezó muy bien, pero el deporte es así. La pasada campaña fue muy buena, pero esta mala racha al final ha impedido al equipo estar más arriba.

–Ustetes, aun ascendidos, sí mantienen el nivel competitivo.

–El grupo tiene ambición por los récords. No regalamos nada. Esta campaña demostramos que cuando defendemos en equipo somos imparables. En la ACB es necesario gente con hambre y de eso este grupo va sobrado. Creo que podríamos competir en esta ACB y luchar por la permanencia.

Samb, durante un entrenamiento en San Pablo. Samb, durante un entrenamiento en San Pablo.

Samb, durante un entrenamiento en San Pablo. / José Ángel García

–¿Y ese hambre le permitirá seguir en el Betis?

–Todos queremos seguir aquí y dar continuidad a lo que hemos empezado. Pero si no, seguiré buscándome las papas.

–Las papas estuvieron a punto de llevarlo a Dubái.

–Sí. Estaba allí cuando me llamaron desde el Betis, porque mi hermano juega en esa liga. Juanma Rodríguez y Curro Segura me explicaron el proyecto, pero tenía el contrato listo para firmar en Dubái. Me lo pensé y, al final, aposté por Sevilla. Quería quitarme la espina de ascender y, sobre todo, competir en una liga de nivel.

–Y al técnico ya lo conocía. ¿Ha cambiado mucho Segura desde que lo tuvo en Granada?

–La experiencia es un grado para los entrenadores y los jugadores. Todos mejoramos con el tiempo, pero sabía que con él yo iría a más, porque lo conozco desde hace tiempo y sé que sabe sacar lo mejor de cada jugador.

Samb, con el Granada en la 2010-11, trata de levantarse ante el cajista Satoransky. Samb, con el Granada en la 2010-11, trata de levantarse ante el cajista Satoransky.

Samb, con el Granada en la 2010-11, trata de levantarse ante el cajista Satoransky. / Pepe Villoslada

–Y la espinita se la sacó a lo grande. Ascenso directo.

–Había que subir como fuera. Aunque mirando atrás lo que hemos hecho es muy grande.

–Y por la vía rápida. Podrá hacer el ramadán.

–Lo llevo haciendo desde los 14 años. Cuando me toca trato de descansar más y mejor, porque jugar mientras tanto es duro. Hay que estar mentalizado. En las últimas temporadas me tocó con los play off y este año ya dije en en el club que no lo haría para estar con el equipo al 100%. Quería ganar y ascender como fuera. Un año que decido no hacerlo..., y al final sí que podré realizarlo.

–Entonces es de los deportistas que se cuida.

–Es lo que debe hacer un deportista profesional. Muchos no llegan a serlo y hay que ser agradecido y honesto. De más joven me lesioné y estuve a punto de dejar el baloncesto. No tengo cartílago, pero la rodilla va bien y es importante que esté en mi peso.

–¿Qué tal por Sevilla?

–Feliz. Yo estoy bien si mi famila está bien y aquí mi mujer y mis hijas son felices. En verano iremos a Senegal de vacaciones, porque quiero que mis hijas no olviden sus raíces y que valoren lo que tienen. En mi casa no les falta de nada, claro, pero cuando salimos por las calles van siendo conscientes de las diferencias entre Europa y África. Así aprenden a valorar las cosas.

–A San Pablo no han fallado.

–Les gusta el baloncesto y a mí pasar con ellas todo el tiempo que puedo. Yo perdí pronto a mi padre y después a mi madre y me gusta que ellas tengan lo que yo no tuve de pequeño. Mi familia es mi vida.

Samb, con sus hijas en el centro, celebra el título de campeón de la LEB Oro. Samb, con sus hijas en el centro, celebra el título de campeón de la LEB Oro.

Samb, con sus hijas en el centro, celebra el título de campeón de la LEB Oro. / FEB

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios