Coosur Real Betis

Obi, otra apuesta por la continuidad

  • El jugador, que firmó el pasado verano un contrato de una temporada con opción a otra, sigue trabajando en Sevilla

Obi choca la mano con Nacho Martín durante un entrenamiento. Obi choca la mano con Nacho Martín durante un entrenamiento.

Obi choca la mano con Nacho Martín durante un entrenamiento. / Víctor Rodríguez

Pese a que sólo se hayan anunciado salidas, hay mucho más trabajo de despacho adelantado en el Coosur Betis, que una vez que la Liga de fútbol se ha reanudado tiene ya un escenario más ajustado de lo que será su presupuesto la próxima campaña una vez que la pelota ha echado a rodar en el césped.

Conocida ya la no continuidad de Izundu, Conger, Jerome Jordan y Whittington, así como los acuerdos, a falta de oficialidad, con Ndoye y Ouattara, las renovaciones siguen siendo piedras angulares y se negocia con Slaughter, Pablo Almazán y Borg. Hay buena disposición de las partes, pero todavía con cosas de las que hablar antes de llegar a un acuerdo. La idea es la misma con otra de las piezas del ascenso como es Obi. Jugador importante en la LEB Oro, al nigeriano le ha costado este primer año en la ACB, aunque se estima en la entidad que tiene unas condiciones excepcionales y, con mucho margen de mejora, puede seguir creciendo en un segundo ejercicio en la Liga Endesa.

Del lado de los pros cuenta a su favor que ya conoce el club, la ciudad, el campeonato y al técnico, Curro Segura, que sabe lo que el jugador puede dar y no. Ya el verano pasado llegó a la pretemporada más fuerte de lo que se fue y su buena ética de trabajo es valorada por el entrenador después de dos temporadas trabajando juntos.

Antes del 30 de junio debe resolverse su continuidad, ya que el +1 cumple en esa fecha

Este curso tuvo un buen inicio, con más minutos cuando Nacho Martín no contaba demasiado para el técnico y con Whittington jugando de cinco. Ante el Barcelona, en la octava jornada, se destapó con 24 puntos, pero sólo dos veces más pasó de la decena en los 22 encuentros que disputó, con promedios de casi 19 minutos de juego, en los que de media anotó 5,4 puntos y capturó 3,2 rebotes por partido.

Pero su juego deberá cambiar, ya que pese a tener un físico con el que podría dominar por dentro a sus defensores en el último tercio de la competición se hizo previsible, esperando el balón en la línea de los 6,75 metros para lanzar un triple, aspecto en el que perdió mucho eficacia. No en vano, en las 12 primeras jornadas hizo 12/29 (41,3%) en tiros de dos puntos y 19/43 (44,1%) en triples, pero en las 10 últimas (no disputó el último partido en Manresa) hizo sólo un 3/11 (27,2%) en lanzamientos de dos puntos y un 7/30 (23,3%) en triples, con 0/12 en los últimos cuatro choques.

Números discretos, pese a ser un debutante en la competición, si bien el no ocupar plaza de extracomunitario así como ya tener un bagaje en el equipo bajo las órdenes de Curro Segura le dan opciones de continuar en esa idea del técnico de renovar y dar continuidad al bloque.

Obi, que fue cortado el año anterior, pese a contar con una opción automática para renovar, y después fue fichado de nuevo, firmó un 1+1 de manera que la entidad tiene hasta el 30 de junio para hacer efectivo ese año más de contrato. Fecha clave también en el caso de Slaughter y Sipahi, jugador sobre el que el club tiene una opción unilateral para que continúe en Sevilla. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios