Deportes

La diferencia entre empujar y "zancadillear" a un contrario

  • El Sevilla trata de desvirtuar el acta con imágenes para dejar sin efecto la tarjeta a Daniel

Comentarios 1

La maquinaria jurídica del Sevilla está otra vez manos a la obra para quitarle una tarjeta amarilla a Daniel Alves para permitir a Manolo Jiménez poder contar con el brasileño ante el Barcelona. El lateral derecho sevillista fue amonestado por Pérez Lasa el pasado domingo en el campo del Recreativo y, al tratarse de la quinta amarilla, recibirá la pertinente sanción de un partido por parte del Comité de Competición.

El espíritu de las alegaciones presentadas por el equipo de abogados del Sevilla se basa en la evidente mala interpretación de la jugada que hace Pérez Lasa en la redacción del acta. El colegiado vizcaíno reseña que "en el minuto 77 el jugador (4) Alves da Silva, Daniel, fue amonestado por el siguiente motivo: zancadillear a un contrario cuando éste llevaba el balón controlado, derribándolo". Los juristas del Sevilla han enviado junto al recurso escrito varias pruebas videográficas en las que puede apreciarse con claridad que el brasileño, en pugna con Martins por un balón que se dirige a la línea de banda, en ningún momento zancadillea al futbolista del Recreativo, sino que lo empuja con el hombro desplazándolo en una especie de carga producto de la misma pelea por la pelota. De esta forma, el Sevilla quiere desvirtuar el acta del partido, motivo más que suficiente para conseguir que el Comité desacredite a Pérez Lasa y deje a Daniel sin sanción.

El internacional brasileño, pese a que ha cumplido un par de veces un partido de sanción por ser expulsado, arrastra desde la jornada once una situación en la que pesa sobre él la amenaza de un castigo por acumulación de amonestaciones. A Villarreal, donde fue expulsado por primera vez y cumplió castigo ante el Mallorca, además de otro por desconsideración en la Copa ante el Denia, ya acudió con cuatro tarjetas; luego fue expulsado también en Almería por ver dos amarillas, perdiéndose el choque frente al Murcia; mientras que en el Sevilla-Racing vio la quinta amarilla que presuntamente le iba a costar perderse el derbi, hecho que no se produjo porque el Comité estimó el recurso presentado por el Sevilla demostrando que Daniel recibió un impacto del balón en su rostro antes de que le diera en la mano. Ahora, el área jurídica nervionense espera que se repita la jugada y pueda jugar ante el Barcelona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios