rayo - betis · sala de prensa

Los lamentos de Calderón

  • El preparador bético lamenta la falta de intensidad de algunos de sus jugadores. El argentino vuelve a recordar los anteriores errores arbitrales.

Comentarios 4

La decepción era patente en el semblante y en el discurso del entrenador del Betis, Gabriel Humberto Calderón, durante su comparecencia en la sala de prensa de Vallecas. El preparador bético lamentó la falta de intensidad de algunos jugadores, pero también recordó los errores arbitrales que padeció el equipo verdiblanco en anteriores partidos, unas alusiones que no fueron entendidas en el contexto del partido de este domingo.

"Tenemos que seguir estando a la altura de la afición y de este club. Hay que intentar no tener errores entre nosotros y tenemos que intentar ganar lo que quede. Hicimos siempre muy buenos partidos y tenemos que terminar con esa dignidad y nivel que demostramos hasta hoy. Hemos perdido por nuestros propios errores", dijo Calderón, en su primer análisis del partido de ayer, en el que sí mostró esa decepción por la actitud que sus futbolistas mostraron sobre el terreno de juego.

La segunda respuesta del técnico argentino versó sobre la situación de Paulao, que cometó dos errores que supusieron los dos primeros goles del Rayo y que incluso solicitó el cambio tras el segundo de ellos, algo que fue justificado en el discurso del entrenador. "Como han visto, él mismo pidió el cambio ya que moralmente se sentía responsable de los dos goles y es difícil para cualquier jugador asumir ese varapalo. El equipo viene sufriendo muchas adversidades, también errores individuales y hoy el equipo venía herido de toda la Liga", confesó el entrenador argentino, que señaló a algunos jugadores, al ser preguntado por la actuación de Leo Baptistao, pero sin dar nombres: "No me gusta hablar de individualidades. Es verdad que hubo algunos jugadores que no dieron el rendimiento esperado. En la situación que estamos tienen que morir en el campo y hablaré con ellos en privado".

Para finalizar su comparecencia, Calderón asumió que el equipo está prácticamente descendido tras una nueva derrota, al mismo tiempo que hizo referencia a los perjuicios arbitrales que el equipo verdiblanco ha sufrido desde que se sentara en el banquillo. "Con la derrota, soy el primero que está muy triste, porque vine con la intención de ayudar al club de mi vida. Hubo cuatro partidos que no nos dejaron ganar y saben ustedes que el fútbol es un estado de ánimo. No nos podemos olvidar de esos partidos que no ganamos. La diferencia con el Rayo son los cuatro partidos que los árbitros no nos dejaron ganar. Nos quitaron nueve puntos, no lo podemos olvidar", concluyó el técnico argentino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios