Economía

Iberdrola logra un ‘megaproyecto’ eólico marino en EEUU por 1.200 millones

Iberdrola inicia el traslado de una subestación desde Puerto Real al parque eólico marino ‘East Anglia One’ en el Reino Unido. Iberdrola inicia el traslado de una subestación desde Puerto Real al parque eólico marino ‘East Anglia One’ en el Reino Unido.

Iberdrola inicia el traslado de una subestación desde Puerto Real al parque eólico marino ‘East Anglia One’ en el Reino Unido. / M. G.

Iberdrola desarrollará un nuevo megaproyecto eólico marino de 804 megavatios (MW) en aguas de Estados Unidos (EEUU), con lo que la compañía española reafirma su apuesta por esta tecnología en el país americano.

Vineyard Wind, sociedad participada al 50% por Avangrid, filial estadounidense de Iberdrola, y por Copenhagen Infraestructure Partners (CIP), se ha adjudicado el desarrollo de este proyecto, denominado Park City Wind y que se llevará a cabo en la costa de Connecticut con una inversión de 1.200 millones de euros.

Tras recibir la aprobación del Departamento de Energía y Protección Medioambiental del Estado de Connecticut (DEEP), el próximo paso son las negociaciones con las compañías de distribución eléctrica de la región para un contrato a largo plazo.

En concreto, el proyecto se ubica al sur de Martha’s Vineyard y Nantucket, en la zona con mejor recursos eólicos de toda la costa noreste de EEUU.

En operación en 2021

El complejo, cuya entrada en operación está prevista para 2021, generará aproximadamente dos gigavatios (GW) de energía eólica, suficiente para cubrir la demanda de un millón de hogares en Massachusetts.

Además, evitará la emisión de más de 1,6 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, el equivalente a retirar 325.000 vehículos de las carreteras. Igualmente, durante la vida del proyecto se ahorrarán 3.700 millones de dólares (unos 3.335 millones de euros) en costes relacionados con la energía en la región de Nueva Inglaterra.

El director general global de Iberdrola para Offshore Wind, Jonathan Cole, valoró que Connecticut está demostrando "una verdadera ambición" para apoyar un proyecto de energía eólica que "proporcionará energía verde para miles de hogares y negocios".

Otros proyectos

Este nuevo proyecto da un nuevo impulso así a la apuesta de Iberdrola por la eólica marina en Estados Unidos, país en el que ya está llevando a cabo Vineyard Wind 1 (800 MW) en aguas de Massachusetts, que será el primer parque offshore a gran escala promovido en el país.

Además, en una fase incipiente de desarrollo se encuentra la concesión denominada Kitty Hawk, frente a las costas de Carolina del Norte y Virginia.

La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán también está explorando tecnologías flotantes para desarrollar la eólica marina en aguas californianas y está llevando a cabo actividades de prospección y desarrollo eólico-marino en otros cuatro estados norteamericanos.

La eólica marina es una de las líneas de negocio en firme de la compañía para los próximos años, con el desarrollo de una cartera de proyectos superior a los 10.000 MW.

Este crecimiento se articula, fundamentalmente, en torno a tres ejes: el Mar del Norte, el Mar Báltico y Estados Unidos.

Actualmente, el grupo ya tiene en operación dos parques eólicos marinos: West of Duddon Sands, puesto en marcha en 2014 en el Mar del Norte; y Wikinger, en aguas alemanas del Mar Báltico y en funcionamiento desde diciembre de 2017, en el que participaron las factorías gaditanas de Navantia.

Proyectos solares en el Reino Unido

Por otra parte, Iberdrola, a través de su filial Scottish Power, ha lanzado una estrategia para desarrollar por primera vez proyectos solares en Reino Unido e Irlanda, a través de tecnología híbrida con la que maximizar el potencial de energía renovable.

Actualmente, toda la electricidad que genera la compañía en el país proviene de fuentes renovables, en este caso de eólica marina y terrestre, por lo que este paso supone incorporar la tecnología solar a su generación en el Reino Unido.

Sin embargo, la solar, también por las características climatológicas de el Reino Unido, no había sido, hasta ahora, una apuesta decidida en este mercado, uno de los de referencia para el grupo energético.

Así, con el objetivo de aprovechar al máximo los recursos terrestres y optimizar las conexiones a la red, Scottish Power ha lanzado esta apuesta por fusionar tecnologías híbridas, termosolar y baterías, aprovechando los emplazamientos de los parques eólicos ya existentes, y en la gran mayoría de los futuros proyectos que quieren llevar a cabo.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios