Elecciones en Sevilla Espadas pide el voto sin pudor y oyendo a los "socialistas viejos"

  • El candidato del PSOE se muestra convecido y confiado de su triunfo, pero sabe que tiene que movilizar a los suyos sin relajo

Espadas, junto a Pedro Sánchez, Susana Díaz y Lina Gálvez. Espadas, junto a Pedro Sánchez, Susana Díaz y Lina Gálvez.

Espadas, junto a Pedro Sánchez, Susana Díaz y Lina Gálvez. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 4

Juan Espadas tiene sus cuentas. Está convencido de que contará con el apoyo de los 103.000 sevillanos que lo votaron hace cuatro años “y con algunos más”. Son esos que, según cuenta, lo paran en la calle y le reconocen que, aunque nunca le dieron el voto al PSOE, confiarán este domingo en él porque les gusta su estilo y su proyecto. ¿Cuántos son éstos? O mejor dicho: ¿cuántos necesita el candidato que sean? Como mínimo, Espadas aspira a recibir el respaldo de los 133.000 que le dieron el voto al PSOE en las pasadas elecciones generales. Pero eso le daría una mayoría para gobernar, aunque sólo algo más cómoda. Hay encuestas que le dan un mejor pronóstico, hasta 15 concejales, pero asumirlas como meta en público implica el riesgo de que el resultado del domingo, siendo bueno para el PSOE, parezca un fracaso.

Espadas, y todos en su partido, saben que hace falta un empujón más. Y con ese argumento pasó ayer por Sevilla Pedro Sánchez, en un acto obligado y que, siendo el más concurrido de la campaña, reunió en un escenario privilegiado a 800 personas sin demasiadas arengas ni euforia. “Gracias por venir”, arrancó el candidato dirigiéndose a quienes se desplazaron hasta el Pabellón de la Navegación en coche, a pie “o cogiendo hasta tres autobuses”. La Cartuja está a 10 minutos del centro, pero tan aislada que parece otro mundo. Allí hay que ir expresamente, en una tarde calurosa y en una campaña que ya se ha hecho larga para la mayoría.

El acto obligado con Susana Díaz y Pedro Sánchez tuvo tono bajo, no se quiso meter caña

El acto empezó con las palabras de una entusiasta Lina Gálvez, una independiente a la que Susana Díaz convenció hace un año para meterse en política y en el Gobierno de la Junta y que ahora concurre a las elecciones europeas en un puesto de salida. “Un pedazo de fichaje”, en palabras de la secretaria general del PSOE andaluz, que pidió al auditorio que no se relajen y que, al igual que acudieron en masa y con claridad para votar hace un mes a Pedro Sánchez, hagan lo mismo ahora y logren que Espadas revalide la Alcaldía.

Pedro Sánchez se hace un 'selfie' con militantes en el mítin. Pedro Sánchez se hace un 'selfie' con militantes en el mítin.

Pedro Sánchez se hace un 'selfie' con militantes en el mítin. / Juan Carlos Muñoz

Susana Díaz definió al candidato como “un alcalde decente, trabajador, cercano, que ha abierto la puerta del Ayuntamiento a todos los sevillanos y ha devuelto a Sevilla el prestigio dentro y fuera de España”. Y alabó su estilo, que es el que ha marcado una campaña que ya toca a su fin y donde lo que se quiere primar es la coherencia. “No venimos aquí a hablar de los otros ni a meter caña, sino a hablar de propuestas que hagan avanzar a España y a Sevilla”, dijo Pedro Sánchez. Por cierto que una de las que apuntó el candidato, más viviendas públicas para jóvenes, fue comprada al instante por el presidente del Gobierno, que garantizó su apoyo y, se supone, su dinero.

Susana Díaz y Pedro Sánchez recordaron “la grandeza” del 28-A y de los españoles que votaron masivamente“ y dijeron que querían un país tolerante, inclusivo, solidario y con un presidente que uniera”, en palabras de la ex presidenta de la Junta, que destacó que a los andaluces les bastó 100 días de Gobierno para darse cuenta de que la opción que desalojó al PSOE del poder no es la que querían.

Espadas, durante su intervención en el mitin del Pabellón de la Navegación. Espadas, durante su intervención en el mitin del Pabellón de la Navegación.

Espadas, durante su intervención en el mitin del Pabellón de la Navegación. / Juan Carlos Muñoz

Es la tercera campaña electoral en Sevilla en seis meses. Y pesa. También la tercera de Espadas como candidato y su experiencia le dice que lo que empezó siendo una corazonada, el juego que hace con el lema y eslogan de su campaña, es hoy un convencimiento de que su victoria en las urnas será grande, sólida y amplia. “Empezamos de cero y con 11 concejales hemos conseguido que nadie note inestabilidad en el gobierno, ¿se imaginan qué podemos hacer con más apoyo?”.

Espadas reivindicó a Sevilla como la ciudad más grande gobernarda por los socialistas en este último mandato. “Sevilla se merece más”, apuntó Susana Díaz. Espadas, haciendo alusión directa a los ex alcaldes socialistas presentes en el mitín, Manuel del Valle y Alfredo Sánchez Monteseirín, pidió a su militancia que escuchen en estos dos días que restan de campaña “a los viejos socialistas” y entiendan que en esta ciudad las grandes transformaciones siempre han llevado el apellido del PSOE.

Espadas destaca su perfil de alcalde europeo y pide también el voto en las otras elecciones

El legado con el que Espadas se presenta a la reelección es el de la confianza, eso que no miden las encuestas y cuyo resultado sólo se comprueba tras el recuento de las urnas. El alcaldable pidió a sus militantes que pidan el voto antes del domingo “sin pudor”. “Eso es justo porque nosotros desde el gobierno estos cuatro años hemos atendido a todos, no hemos gobernado desde el sectarismo ni las etiquetas”, explicó el socialista.

Espadas hizo guiños también a alcaldes del área metropolitana, como Francisco Toscano, afín a Pedro Sánchez y sentado en las primeras filas. Y, con su permiso, volvió a reivindicar la bandera de Sevilla para liderar un proyecto metropolitano para crear empleo, confiando en la fuerza de 1,5 millones de habitantes que puede situar a Sevilla como la gran capital del sur de Europa. “Me siento muy orgulloso de ser un alcalde europeo”, apuntó Espadas, relatando cómo ha viajado a Bruselas en numerosas ocasiones para buscar oportunidades y se ha traído 100 millones en fondos. “Sevilla tiene mucho que agradecer a Europa, no olvidéis que hay dos elecciones el domingo”, añadió.

El equipo de Espadas dedicará las horas que restan de campaña a volcarse con los barrios socialistas. Ayer, desde el río, le saludaron los palistas del Club de Piragüistas de Triana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios