Elecciones en el colegio de Abogados de Sevilla

Bienvenidos al Cisnerismo

  • Óscar Cisneros vence con contundencia a Baena Bocanegra en las elecciones que cierran la etapa de José Joaquín Gallardo tras 24 años al frente de la institución

El nuevo decano, Óscar Cisneros Marco El nuevo decano, Óscar Cisneros Marco

El nuevo decano, Óscar Cisneros Marco / juan carlos muñoz

El fin del Gallardismo que supuso las elecciones celebradas ayer en el Colegio de Abogados de Sevilla ha dado paso a una nueva era, la del CisnerismoEl hasta ahora vicedecano Óscar Cisneros Marco y miembro de la junta de gobierno desde hace 24 años, los mismos que llevaba José Joaquín Gallardo al frente de la institución de la calle Chapineros, se impuso ayer con contundencia a los otros dos candidatos, el penalista Francisco Baena Bocanegra y Silvia Muñoz Valera.

Estas elecciones se habían planteado a los casi 8.000 abogados colegiados como una suerte de elección entre el continuismo que podía representar la candidatura de Cisneros o la renovación y el cambio que propugnaba sobre todo Baena Bocanegra, porque la candidatura exclusiva de mujeres de Silvia Muñoz estaba destinada desde el principio a ocupar ese tercer puesto que finalmente ha obtenido.

El resultado del escrutinio, que finalizó en torno a las 03:30 horas de la pasada madrugada, no deja lugar a dudas sobre la contundente y aplastante victoria de Cisneros, que logró 2.400 votos (58,6%) frente a los 1.393 (33,81%) de Baena Bocanegra y los 326 (7,91%) de Silvia Muñoz.

Cisneros no sólo ha logrado aglutinar el voto corporativo heredado de Gallardo, el voto cautivo si me permiten la comparación con esa supuesta bolsa de votos que durante años se reprochó desde la oposición al PSOE andaluz ante sus continuos triunfos electorales, sino que ha logrado unos resultados incluso mejores que José Joaquín Gallardo en 2014 y todo ello pese a que la participación de los colegiados ejercientes -cuyo voto vale el doble de los que no ejercen la profesión- cayó seis puntos con respecto a los últimos comicios.

Hace cuatro años, Gallardo obtuvo 2.213 votos, lo que representa 187 votos menos que los que ha obtenido ahora Cisneros, si bien en las anteriores elecciones Gallardo duplicó en votos al segundo candidato, Pablo Ollero, lo que no ha ocurrido en las elecciones celebradas ayer.

El voto corporativo venció a la esperanza de renovación que propugnaba el prestigioso penalista Francisco Baena Bocanegra, quien se ha podido ver perjudicado sin duda en la carrera electoral por las envidias y recelos de su éxito profesional. No hay nada que guste en determinados colectivos, y el de los abogados es uno de ellos, como jugar a la contra, atacar al que destaca y Baena Bocanegra es de ese tipo de personas que no pasan desapercibidas en un colectivo tan especial como el de la abogacía.

Por su parte, la candidatura sorpresa de Silvia Muñoz se quedó en el tercer puesto, como era previsible, no sólo porque la misma estaba compuesta íntegramente por 18 mujeres, sino porque esta candidata era la menos conocida de los tres aspirantes.

Y Cisneros, hombre de colegio, ya se ha comprometido a trabajar desde hoy mismo para todos los colegiados, los que le han votado y los que no, un gesto que honra al triunfador indiscutible en estos comicios. Si en los próximos cuatro años la institución de la calle Chapineros no reforma sus estatutos para limitar el número de mandatos, a buen seguro que tendremos decano para rato, al igual que José Joaquín Gallardo, vencedor elección tras elección. El Gallardismo ha dado paso a una nueva etapa en el colegio de abogados de Sevilla: Bienvenidos al Cisnerismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios