fraude de subvenciones

La Policía cree que Serrano denunció a sus socios para tratar de "desvincularse" del fraude

  • La UDEF sostiene que el ex líder de Vox "faltó a la verdad sobre su implicación en la fábrica de pellets" y denunció a sus socios presentándose como "víctima de un engaño"

El ex líder de Vox en Andalucía, el juez Francisco Serrano. El ex líder de Vox en Andalucía, el juez Francisco Serrano.

El ex líder de Vox en Andalucía, el juez Francisco Serrano. / José Ángel García

El Grupo de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional considera que el ex líder de Vox en Andalucía Francisco Serrano, que está siendo investigado por un presunto fraude de subvenciones por la ayuda de 2,5 millones que recibió una empresa suya. presentó una denuncia contra sus antiguos socios para "desvincularse de los negocios fraudulentos en los que participó mientras estaba inhabilitado en la carrera judicial y antes de iniciar su carrera política".

Así lo expresa un atestado elaborado por la UDEF y que obra en la causa abierta en el juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla, que recientemente ha aplazado la declaración como investigado de Serrano para mayo próximo. En el informe, la Policía considera que la denuncia que Serrano presentó en junio de 2018 contra sus socios Enrique Pelegrín y Javier López Ballesteros, y el pacto para la venta de sus participaciones en el negocio para la fabricación de pellets al primero -en octubre de 2017- "pretenden tan solo despejar posibles problemas derivados del fraude cometido de forma consciente".

Los investigadores van más allá al afirmar que "una vez que obtuvo la rehabilitación en la carrera judicial y se abría camino la posibilidad de obtener un cargo político, necesitó desvincularse de los negocios fraudulentos en los que participó mientras estaba inhabilitado en la carrera judicial y antes de iniciar su carrera política".

En realidad, continúa el atestado, la denuncia "lejos de dar cuenta de la realidad de las irregularidades cometidas en Bio Wood Andalucía y Bio Wood Niebla, e informar de la trama extremeña de la estafa, despacha estos asuntos en apenas un párrafo, faltando a la verdad al respecto de su implicación en el proyecto de la fábrica de pellets, para denunciar una serie de hechos relacionados con la sociedad XYZ Comunicaciones y Javier López Ballesteros, que, al parecer, le estaba requiriendo diversos importes".

Esa denuncia de Serrano por presunta estada está siendo actualmente investigada por el juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla, donde las defensas de los ex socios de Serrano han pedido el sobreseimiento de la causa. La juez acordó la práctica de nuevas diligencias, entre ellas varias testificales, y se prorrogó la instrucción, según han confirmado a este periódico fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

En esa denuncia, Serrano asegura que ha sido "víctima de un engaño" por parte de sus ex socios para participar en un proyecto que le presentaron "bajo una brillante apariencia de obtención de alta rentabilidad en un futuro cercano" y que le fue ofrecido por Enrique Pelegrín, presentado como un "empresario de un importante grupo de empresas del ámbito del mercado de la biomasa con capital propio y maquinaria especializada, para lo que exhibió facturas proforma de su adquisición, lo que sirvió para constituir dicha sociedad Bio Wood con una aportación de capital en la que se incluía esa maquinaria, que después se desveló que no existía, lo que determinó una posterior reducción de capital a instancia del señor Serrano y de su asesor fiscal, para ajustar el capital social a su verdadera situación financiera".

Serrano "falta a la verdad de manera interesada"

Sin embargo, la Policía sostiene que Serrano "no cesa de faltar a la verdad de manera interesada para él, aduciendo que Serrano Abogados de Familia" tenía el 50% de Bio Wood, cuando en realidad "poseía el 60% frente al 40% de Enrique Pelegrín, lo que lo convertía en accionista mayoritario, y manifestado que Pelegrín era el responsable de haber aportado las facturas proforma de la maquinaria inexistente, habiendo instado él mismo una reducción de capital para ajustarlo a la realidad".

Pero estas afirmaciones, prosigue el atestado, "no se ajustan en modo alguno a la realidad de los hechos, toda vez que pretende el denunciante, Francisco Serrano, hacer creer a la autoridad judicial con su denuncia que nada tuvo que ver en la falsa aportación de capital a Bio Wood Niebla y que en cuanto tuvo conocimiento instó a su socio a una reducción de capital".

Para la Policía señala que no entiende las pretensiones de Serrano, "toda vez que sus actos determinan de manera fehaciente su grado de implicación en los delitos cometidos y así, su simple contrastación con la denuncia pone en evidencia la falta de veracidad de sus declaraciones a la hora de demostrar su inocencia".

La UDEF añade que en la documentación analizada hay hasta cuatro actos elevados a escritura pública ante notario en los que el ex líder de Vox manifiesta que la sociedad de su propiedad es "dueña legítima de una maquinaria industrial inexistente". De ahí que los investigadores indiquen que "no se entiende como la denuncia interpuesta el 28 de junio de 2018, esto es más de un año después de la falsa reducción de capital y ocho meses después de transmitir sus participaciones en Proyectos e Inversiones Serralba, a cambio de 35.000 euros y una declaración exonerándolo de toda culpa por los ilícitos cometidos, pretende hacer creer a la autoridad judicial que nada tuvo que ver en la falsa aportación de capital a Bio Wood Niebla y que en cuanto tuvo conocimiento instó a su socio a una reducción de capital que, por otra parte, era igualmente falsa", asevera.

La Policía añade que un millón de euros de la subvención recibida por el Ministerio de Industria fue transferido por Bio Wood Niebla a su empresa Proyectos e Inversiones Serralba, de la que era administrador único Francisco Serrano. 

Los investigadores incluyen otro elemento más respecto a la "verdadera implicación" de Serrano en el proyecto, en alusión a una que el propio ex líder de Vox envió el 28 de julio de 2017 a un ingeniero que había contratado Enrique Pelegrín y al que proponía el pago de 4.000 euros por los planos de la nave que albergaría la fábrica y su salida del proyecto, acusando a este técnico de incumplimiento del contrato.

En esa misiva, Serrano acusa al ingeniero de incumplir la "buena fe contractual, al haber inflado de forma dolosa el presupuesto del proyecto de construcción de obra, pensando en su exclusivo beneficio, que se dijo sobre un porcentaje de dicho presupuesto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios