Caza al pijo La víctima de la “caza al pijo” pide 30 meses a los dos menores de edad acusados

  • Reclama una indemnización de 3.915 euros por las lesiones y el daño moral

Zona ajardinada de la avenida de la Buhaira donde se produjo la agresión

Zona ajardinada de la avenida de la Buhaira donde se produjo la agresión

Los padres del joven agredido en una “caza al pijo” en el barrio de Nervión han pedido 30 meses de internamiento para cada uno de los dos menores de edad acusados de la paliza que propinaron a su hijo el 30 de abril pasado. Solicitan además 3.000 euros por el daño moral, 850 por las lesiones y 65 euros por el altavoz bluetooth que le robaron, lo que suma 3.915 euros.

Esta petición en el Juzgado de Menores se une a los cinco años de cárcel que solicita para los otros cinco acusados que son mayores de edad y que serán jugados el 7 de septiembre en el juzgado penal 6 de Sevilla. Los padres del joven de 16 años agredido califican la paliza como “salvaje, cruel e inmisericorde”.

Aunque inicialmente fueron tres los menores de edad investigados por la Fiscalía, finalmente la acusación se ha dirigido solo contra uno que pegó a la víctima y otro que mantuvo una actitud intimidatoria y finalmente fue quien se llevó el altavoz bluetooth que le robaron.

Este juicio en el Juzgado de Menores se celebrará previsiblemente a finales de año, según informan a este periódico fuentes del caso.

En la causa quedan dos acusados mayores de edad en prisión desde su detención a principios de mayo: el presunto autor material de la agresión y otro joven que supuestamente levantó a la víctima para que lo siguieran pegando. El primero de ellos -que reconoció los hechos en su declaración judicial- no ha pedido la libertad y el segundo la pidió pero la juez instructora se la denegó para asegurar su presencia en el juicio y evitar la “reiteración delictiva”.

Los restantes tres acusados mayores de edad quedaron libres a los pocos días, sin necesidad de prestar fianza.

La agresión ocurrió el 30 de abril en una zona ajardinada de la avenida de la Buhaira y los padres del grupo de adolescentes agredidos denunció lo sucedido como una “caza al pijo” que se habría convertido en un fenómeno viral entre pandillas procedentes de otras barriadas. Su objetivo, según la denuncia, era “conseguir el máximo posible de peleas”.

En el caso que será enjuiciado, un chico de 16 años recibió una paliza por la que pasó 5 horas en Urgencias del hospital Virgen del Rocío y llegó a orinar sangre. La Fiscalía solicita que sea indemnizado en 750 euros por estas lesiones.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios