Juicio por el 'crimen de las cuñadas'

El jurado declara culpables de asesinato a los tres acusados del "crimen de las cuñadas"

  • El veredicto se produce por una mayoría de siete votos a favor, no por unanimidad.

  • Los jurados han concluido que los tres acusados participaron en la agresión "con conciencia de que la violencia y los instrumentos empleados le causarían la muerte o podrían causársela"

Los tres acusados del 'crimen de las cuñadas' ante el tribunal Los tres acusados del 'crimen de las cuñadas' ante el tribunal

Los tres acusados del 'crimen de las cuñadas' ante el tribunal / Belén Vargas

Culpables de asesinato los tres acusados. El jurado popular que ha enjuiciado a los tres acusados del asesinato de Anabel Deza Vázquez, la joven que fue asesinada de 61 puñaladas y 24 golpes en la cabeza en su domicilio de La Rinconada el 19 de abril de 2016, ha considerado por una mayoría de siete votos a favor y dos en contra que los tres acusados son culpables del crimen.

El veredicto ha considerado probado que los tres acusados participaron en la agresión de Anabel Deza con "conciencia de que la violencia y los instrumentos empleados le causarían la muerte o podrían causársela". El jurado también ha estimado, por la misma mayoría de siete votos a favor, que la víctima fue atacada "de manera sorpresiva" y "no tuvo posibilidad de defenderse", además de que existía una "mala relación" entre la fallecida y sus cuñadas.

Para emitir el veredicto de culpabilidad, el jurado ha tenido en cuenta la prueba pericial y la testifical, en especial la declaración de la testigo protegida número 1, así como la carta enviada por Elena N. S. -la otra cuñada que fue exculpada tras pasar dos años y tres meses de prisión- en la que señalaba que no había buena relación entre la víctima y sus otras dos hermanas, habiendo incluso denuncias entre ambas partes.

El veredicto se produce después de que los tres acusados insistieran en su inocencia en el derecho a última palabra. Las hermanas Carmen y Rosa N. S. afirmaron entre lágrimas su inocencia, mientras que el tercero de los acusados, Francisco Javier M. S., fue más allá al defender su inocencia y pedir incluso "que cojan a los culpables".

La prueba principal del juicio ha sido la declaración de una testigo protegido que identificó en la vista oral a los tres acusados sin duda alguna, a pesar de que durante la instrucción reconoció a otra de las hermanas, Elena, que pasó dos años y tres meses en prisión provisional hasta que fue exculpada. "Ahora que los he visto cara a cara sé que son ellos". Así de contundente se pronunció esta testigo protegida, una vecina que vivía en frente de la víctima.

El día de autos, la testigo coincidió con Anabel en la puerta de la guardería, sobre las nueve de la mañana, y luego en la panadería, entre las 09:30 y las 09:45 horas. Y poco después, cuando regresó a su casa, una vecina le dijo que en la casa de Ana estaba "pasando algo". La mujer relató que sintió un "chillido" y "gritos desesperados": "¡Socorro, me están matando!", fue la frase que oyó esta testigo principal del caso. Y luego se hizo el silencio y vio salir a las dos mujeres y al hombre que identificó como los acusados y que se marcharon en el coche "a ciento por hora".

El fiscal pide prisión provisional por el riesgo de fuga

Tras el veredicto de culpabilidad, la Fiscalía ha mantenido su petición de condena de 25 años de cárcel para cada uno de los acusados y ha pedido a la magistrada que preside este tribunal del jurado que acuerde el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de los tres acusados, al valorar el "riesgo de fuga" y la posibilidad de que los acusados "puedan actuar contra testigos protegidos u otras personas que hayan podido dar lugar a su condena", ha precisado el fiscal Gabriel González.

La acusación particular que ejerce la Junta de Andalucía se ha pronunciado en los mismos términos que el Ministerio Público, solicitando la misma condena y la prisión provisional, mientras que las defensas de los tres acusados han pedido la condena mínima y se han opuesto al ingreso en prisión, argumentando que la sentencia no es firme puesto que todos han anunciado que recurrirán el fallo ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) una vez se dicte la misma.

La abogada Esperanza Lozano, que representa a Rosa N. S., ha recordado que ésta ya ha cumplido dos años y seis meses de prisión provisional, y ha comparecido a todos los llamamientos judiciales que se le han hecho, por lo que ha apuntado que existen otras medidas menos lesivas como la imposición de una "orden de alejamiento" de La Rinconada, donde residen los testigos de cargo.

Por su parte, el letrado Diego Silva, que representa a Carmen N. S., ha insistido en que la sentencia no es firme y la acusada ha comparecido al juicio y a todos los llamamientos judiciales, por lo que ha pedido su libertad provisional sin fianza. 

Y el abogado Francisco Javier Garoña, que defiende a Francisco Javier M. R., también se ha opuesto al ingreso en prisión, señalando que ha pasado ya 26 meses en prisión preventiva, al tiempo que ha considerado que esta sentencia es "susceptible de ser revocada" por el TSJA. La juez resolverá esta tarde sobre la petición de prisión.

Los tres acusados negaron su participación

En su declaración ante el tribunal, los tres acusados negaron su participación, aunque no quisieron  responder a las preguntas de la Fiscalía y de la acusación particular que ejerce la Junta de Andalucía.

Los tres acusados, que están actualmente en libertad tras haber pasado dos de ellos más de dos años en prisión provisional por estos hechos, afirmaron que ni siquiera estuvieron en la casa de la víctima el 19 de abril de 2016.

La Fiscalía solicita para los tres acusados una condena de 25 años de prisión por un delito de asesinato con la agravante de abuso de superioridad, así como que indemnicen de manera solidaria a la familia de la víctima con un total de 714.800 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios