Juicio con jurado

La defensa alega que el parricida de Alcalá de Guadaíra "no tenía voluntad" de matar a su madre

El acusado de matar a su madre en Alcalá de Guadaíra El acusado de matar a su madre en Alcalá de Guadaíra

El acusado de matar a su madre en Alcalá de Guadaíra / Juan Carlos Muñoz

La abogada de Henry Willians V,,  acusado de matar a su madre de una brutal paliza en noviembre de 2018 en Alcalá de Guadaíra ha solicitado para su defendido la pena de cinco años de prisión al considerar que "no tenía voluntad de matar". Aunque estaba prevista la declaración del acusado durante esta primera sesión del juicio, el retraso causado por problemas en la conducción del preso ha hecho que su declaración sea el próximo lunes 28 de septiembre.

El ministerio público, en sus alegaciones iniciales explicó a los miembros del jurado que fundamenta la petición de 22 años por un delito de asesinato al considerar que existió ensañamiento y alevosía porque al autor "pretendía asegurar la muerte" de la mujer. En este mismo sentido, explicó al tribunal que "no ha quedado del todo acreditada" la afectación de la capacidad volutiva y cognitiva del acusado".

Por último, dirigiéndose al jurado, el fiscal les recordó que la víctima "no está aqui" y ese es "un aspecto que hay que tener en cuenta, cuando a lo largo de las sesiones "comiencen a ver lágrimas y cosas raras".

La tesis de la defensa, que admite que el joven mató a su madre, considera la atenuante de confesión puesto que envío mensajes de whatsap a su hermano y a una amiga donde les decía que habia matado a su madre. Según la letrada, "no es una confesión desde un punto de vista estrictamente jurídico, pero es una confesión". Asimismo, considera que existe una eximente de intoxicación por consumo de bebidas alcohólicas y otra por anomalías psíquicas del acusado. La letrada recordó que su defendido es "quien más va a sufrir la consecuencia de sus actos".

Segun el escrito de acusación, os hechos tuvieron lugar sobre las 4:00 del 13 de noviembre de 2018, cuando el acusado, al salir de su habitación, se encontró con su madre, Mariana V. G., de 49 años, "y se inició entre ambos una discusión" en el salón del domicilio familiar, donde el investigado "agredió a su madre dándole una serie de empujones".

Al parecer, cuando la víctima se dirigió hacia su dormitorio, el acusado, que tenía 19 años cuando ocurrieron los hechos y llevaba cinco años practicando boxeo, “la siguió y comenzó a propinarle una serie persistente de golpes con los puños” en el rostro y en el cuerpo, principalmente en la cabeza, hasta que la víctima cayó al suelo, donde el encausado"continuó golpeándole con varias patadas en la cabeza", tratando la mujer de poner sus brazos delante para defenderse.

Cuando la víctima estaba tendida en el suelo, le pidió a su hijo un vaso de agua, "pero éste continuó golpeándola, propinándole un golpe con el pie en la cabeza", y a continuación, estando la mujer "ya inconsciente y por tanto sin posibilidad de defensa alguna", el acusado cogió un trozo de cristal de un espejo que salió fracturado durante la discusión y “le produjo a su madre una serie de incisiones en el abdomen y el tórax". Después, procedió a cortarse la mano con dicho cristal.

Según la acusación, sobre las 6:10 de ese mismo día y "una vez finalizada la brutal agresión", el encausado se fue del salón y se sentó en el sofá, de forma que "no procedió a comunicar lo sucedido a nadie sino transcurridas más de tres horas", ya que a las 9:10 horas se puso en contacto vía whatsapp con una mujer y sobre las 10:26 horas con su hermano, comunicándole a ambos que "había matado" a su madre, "siendo plenamente consciente de todo lo sucedido".Así, fueron estos últimos los que llamaron al 112 para informar de lo ocurrido, precisa el fiscal, que agrega que, sobre las 12:00 del día 13 de noviembre de 2018, los servicios de emergencia certificaron el fallecimiento de la mujer, determinándose por los forenses que se trataba de una muerte de etiología homicida por traumatismo, en concreto por distintos golpes efectuados sobre el cráneo principalmente y otras partes de su cuerpo.

De este modo, la víctima presentaba 17 heridas de carácter inciso-contuso en la parte posterior e inferior del cráneo, así como una agrupación de 16 lesiones erosivas en el abdomen y el tórax y heridas defensivas tanto en brazos como en piernas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios