Actualidad

La fiscal destaca que el acusado "atacó por la espalda y a traición" a Rosarito

  • Asegura que tenía "planeado" el crimen desde hace tiempo y que después del mismo "mantuvo la calma" y tuvo la "frialdad de celebrar la comunión de la hija" tras simular que la víctima lo había abandonado

El acusado, Antonio María Gómez González, en el juicio. El acusado, Antonio  María Gómez González, en el juicio.

El acusado, Antonio María Gómez González, en el juicio. / Salomón Cejudo

Comentarios 1

La Fiscalía de Sevilla ha alegado en la primera sesión del juicio contra Antonio María Gómez González, que éste cometió un asesinato y no un homicidio cuando mató a su mujer, María del Rosario Luna BarreraRosarito, a la que asfixió el 16 de abril de 2017 en Alcolea del Río y después arrojó su cadáver oculto en una maleta a un arroyo seco. En los alegatos previos al inicio del juicio con jurado que ha comenzado en la Audiencia de Sevilla, la fiscal del caso ha argumentado que hay pruebas suficientes de que el acusado atacó a la víctima "por la espalda, de manera repentina y a traición" porque no aceptaba la nueva vida que pretendía seguir Rosarito, que había conocido a una persona por internet.

La fiscal ha explicado que, tras la confesión del crimen por parte del procesado, lo que debe probarse a lo largo de la vista oral es "cómo la mató" y las circunstancias que concurrieron en los hechos, si fue homicidio o  asesinato -de cuya calificación dependerá la pena a imponer-, y si "sabía lo que hacía o no". Para la fiscal, no hay duda de que se trata de un asesinato, puesto que se trató de un "ataque rápido", que "pilló por sorpresa" a María del Rosario Luna, que tenía 39 años, cuando ambos estaban solos y la víctima "no pudo repeler la agresión".

De la misma forma, la representante de la acusación pública sostiene que Antonio María Gómez fue "consciente de todo lo que hizo" e incluso "tenía planeado" el crimen desde hace tiempo, y después de cometerlo "mantuvo la calma" y simuló durante casi un mes que su esposa lo había abandonado, llegando a tener además la "frialdad de celebrar la comunión de la hija" de ambos.

La Fiscalía reclama una condena de 20 años por un delito de asesinato y subraya la "conducta tan cruel" del acusado que quitarle la vida a la madre de su hija.

El móvil del crimen: los celos

Por su parte, la acusación que ejerce la Junta de Andalucía también imputa un delito de asesinato al acusado, por haber atacado a la víctima a traición cuando ésta iba a tomar un café y descarta que el crimen sea fruto de un arrebato, como sostiene la defensa. La letrada de la Junta ha destacado que el móvil fueron "los celos" del procesado, que "no asimilaba" que su pareja quisiera hacer una vida independiente, por lo que "de manera fría y planeada" acabó con su vida.

El abogado Rafael Ramírez García del Junco, que ejerce la acusación en representación de dos hermanos de la víctima, ha hecho hincapié en los "dos años de sufrimiento" de la familia y en que el acusado ha dejado huérfana de madre a una niña de nueve años. "Vamos a demostrar que no hay arrebato, que tenía planeado perfectamente cómo la iba a matar y dónde iba a ocultar el cadáver", ha aseverado el letrado, que ha insistido en que Antonio María Gómez sólo confesó el crimen cuando se vio "totalmente acorralado" y a pesar de todo 19 días después del crimen sigue diciendo que "la culpa la tiene Rosario".

La defensa del acusado reclama una condena de siete años y medio de cárcel por un delito de homicidio en el que alega enajenación mental y aprecia varias circunstancias atenuantes como el arrebato y la confesión, además de las dilaciones indebidas. La letrada ha manifestado en su alegato previo que los hechos no son cómo lo han relatado las acusaciones. "Negamos cómo fue, confesó y colaboró con la Justicia. Fue una situación de angustia, de nervios, de un arrebato", ha afirmado la abogada defensora, que ha añadido que Antonio "siempre" se había encargado de los cuidados de su hija y ésta "ha preferido estar con el hermano" del acusado y no con los familiares de su madre, en alusión a quien tiene la guarda y custodia actualmente de la menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios