Dos Hermanas La autora del doble crimen pide la libertad por las paradojas de la prisión permanente

  • Argumenta que ella misma entregó, metido en una bolsa, el cuchillo con el que remató a las víctimas

  • El juzgado toma declaración en agosto a los tres hijos de la acusada y a seis vecinos

El coche utilizado en el atropello es retirado de la urbanización El coche utilizado en el atropello es retirado de la urbanización

El coche utilizado en el atropello es retirado de la urbanización

La mujer encarcelada por el doble crimen de un matrimonio vecino suyo en Dos Hermanas, a quien primero atropelló y luego apuñaló con un cuchillo, ha pedido a la Audiencia de Sevilla su libertad sin fianza. Su abogado argumenta las paradojas de la previsible prisión permanente revisable a la que se enfrenta, que no le permitirá descontar de la futura condena de cárcel el tiempo de prisión provisional que cumplirá hasta que se celebre el juicio.

Joyce Greyce G.S. permanece ingresada en la prisión de mujeres de Alcalá de Guadaíra por el asesinato con ensañamiento y alevosía de una pareja vecina suya con la que mantenía disputas desde antiguo debido a los ruidos del refugio de animales que regentaban.

Ocurrió el pasado 24 de julio, cuando primero atropelló a las víctimas y luego las remató con un cuchillo y golpeándolas con una piedra.

Ahora su abogado defensor, Francisco Andrés Piña Cabezas, ha apelado directamente ante la Audiencia de Sevilla. Argumenta que la mujer no tiene riesgo de fuga, de reiteración delictiva ni de destrucción de pruebas, puesto que ella misma se entregó a la Policía y dio a los agentes, metido en una bolsa, el cuchillo con el que agredió a las víctimas.

Se basa además en las paradojas de la previsible prisión permamente revisable a que se enfrentará Joyce, ya que no podrá descontar de la condena final el tiempo que pase encarcelada hasta que se celebre el juicio y eso es incompatible con el principio de reinserción de las penas. Subsidiariamente, propone que la Audiencia fije para la acusada la obligación de personarse cada 15 días en el juzgado.

La mujer “no mintió en ningún momento e incluso en su comparecencia ante la Policía y el juzgado no se acogió a su derecho a no declarar, como le aconsejaron los abogados que la asistieron”, mantiene la defensa.

Por otra parte, el juzgado número 4 de Dos Hermanas ha encargado al Servicio de Psiquiatría Forense un informe sobre la salud mental de la acusada, que en sus declaraciones mantuvo que era drogodependiente y estaba en tratamiento contra la depresión pero había dejado de tomar el ansiolítico que tenía recetado.

También ha citado como testigos, entre el 20 y el 25 de agosto, a los policías nacionales que primero llegaron a la urbanización Vistazul de Dos Hermanas donde se produjeron los crímenes y a seis vecinos. Además  declararán la hija mayor de edad de la detenida y sus dos hijos menores de edad, que han quedado bajo tutela de su padre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios