Magrudis

La juez del caso Magrudis rechaza que declare el consejero de Salud

  • Una testigo declara a la juez que el plan de autocontrol implantado en la empresa era “correcto” y no le informaron del positivo

Varios agentes precintan las instalaciones de Magrudis, en el polígono industrial El Pino de Sevilla. Varios agentes precintan las instalaciones de Magrudis, en el polígono industrial El Pino de Sevilla.

Varios agentes precintan las instalaciones de Magrudis, en el polígono industrial El Pino de Sevilla. / juan carlos vázquez

La juez Pilar Ordóñez, que investiga el mayor brote de listeriosis detectado en España, ha rechazado que declare en el juzgado el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre. La juez ha respondido así a la petición realizada por la defensa de un vecino de Zaragoza que resultó contagiado con la listeriosis, tras haber comido en agosto pasado la carne mechada de La Mechá que fabricaba Magrudis.

La defensa de este afectado había solicitado a la juez que tomara declaración a los técnicos de la Junta y del Ayuntamiento que estuvieron presentes en las instalaciones de Magrudis, pero la magistrada ha señalado en una providencia, a la que ha tenido acceso este periódico, que no procede "en este momento procesal", recibir declaración a los técnicos "en calidad de responsables civiles subsidiarios" ni tampoco al consejero de Salud de la Junta.

De otro lado, la juez tomó ayer declaración a la responsable del diseño teórico del sistema y del asesoramiento técnico de laboratorios Biocontrol, Ana V. G., quien aseguró que el plan de autocontrol que tenía la empresa Magrudis era "correcto" y había sido inspeccionado por el Ayuntamiento de Sevilla, que no apreció ningún defecto.

Ana V. G. señaló como testigo ante la juez de Instrucción número 10 de Sevilla, que investiga el brote de listeriosis, en relación con el plan de autocontrol implantado en la empresa, inicialmente por la empresa Microal y después con Biocontrol.

En ese plan, cuya última revisión se realizó en abril de 2019, según explicaron fuentes del caso, se detalla el funcionamiento completo de la empresa, con sus puntos críticos de seguridad, los planes de higiene, el sistema de manipulación de alimentos y el circuito que realizan los productos cárnicos que se elaboraban, entre otros aspectos.

La testigo indicó que el plan de autocontrol era "correcto" para la elaboración de los productos de Magrudis, tanto el desarrollado por Microal cuando sólo existía una nave de la empresa en el polígono industrial El Pino de Sevilla, como cuando se amplió a las dos naves (la de Elaborados Cárnicos Mario), siendo entonces elaborado por Biocontrol.

Ana V. G. añadió que los responsables de la empresa no le informaron del positivo en listeria detectado en febrero de 2019

Los abogados personados en la causa preguntaron a la testigo respecto a que si el plan era correcto por qué se produjo entonces el contagio de listeriosis, a lo que la responsable de Biocontrol contestó que no se sabe, puesto que el brote podría deberse a diversos motivos, como que hubiera una puerta trasera, una ventana abierta, no se horneara la carne a la temperatura necesaria o incluso que se tratase de una "bacteria muy agresiva". Pero todas estas respuestas son especulaciones hasta que el informe pericial encargado por la juez determine las causas de la contaminación de la carne mechada.

El responsable de la empresa que detectó el positivo declarará el próximo 9 de marzo

Asimismo, la testigo afirmó que la anterior empresa encargada el plan de control debió dar unas recomendaciones a los propietarios para evitar este tipo de contagio y señala que los análisis debían de hacerse según el modelo N5, que contempla la realización de cinco analíticas contradictorias, pero por lo visto se hicieron sólo con N1, con una única muestra, concluyeron las mismas fuentes.

La juez ha citado para el próximo 9 de marzo al responsable de la empresa que detectó el positivo en febrero del año pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios