Sebastian Chames Quartet | Crítica de Jazz La energía contagiosa del jazz

  • Una formación tradicional de jazz moderno brilló en la penúltima noche de conciertos del Festival de la Universidad y Assejazz

El pianista Sebastián Chames se presentó en formación de cuarteto. El pianista Sebastián Chames se presentó en formación de cuarteto.

El pianista Sebastián Chames se presentó en formación de cuarteto. / Antonio Porcar

El 22 Festival de Jazz de la Universidad de Sevilla y Assejazz presentó en su penúltima noche de conciertos al pianista hispano-argentino, afincado en Madrid, Sebastián Chames. En formación de cuarteto, con una banda que además del pianista integraba a Greg Tardy en el saxo tenor, y como base rítmica a Rubén Carles al contrabajo y Willie Jones III en la batería. Una formación tradicional de jazz moderno que ofreció otra gran noche en el patio del Cicus.

Frente a los anteriores conciertos, la propuesta musical provenía ahora del acercamiento más tradicional al jazz. Jazz de la década de 1950, un hard bop actualizado y vibrante; una música nerviosa y ágil, cargada de un ritmo y energía desbordantes. El nivel de calidad de los músicos es tan impresionante como el currículum que el folleto de información del festival incluía sobre ellos. Es de agradecer que cada concierto haya aportado una diferente forma de entender y hacer jazz. Los organizadores han sido muy cuidadosos en esto y han acertado de pleno.

El presente de la música de jazz se caracteriza precisamente por su diversidad. Una gran variedad de lenguajes musicales en manos de unos músicos que interactúan entre sí en conciertos y jam sessions o a distancia, a través de grabaciones, teniendo por resultado esa heterogeneidad estilística que hoy conocemos como jazz. Que, como hemos estado viendo y escuchando en el festival, puede llevar muchos adjetivos. El presente y el pasado se oyen simultáneamente porque el pasado del género nunca dejó de sonar, sólo que en el transcurso del tiempo fue bajando su intensidad al convertirse en historia. En la actualidad, se puede hacer música emocionante, innovadora y sorprendente, mirando tanto al pasado como al futuro, porque como alguien dijo refiriéndose al jazz (creo que lo escribió Marcelo Cohen) el presente es lo único que podemos tener.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios