Artes Escénicas

Vida, amistad y teatro en ‘Los Remedios’

  • El sevillano Fernando Delgado-Hierro lleva al Teatro Central la obra que le reportó el Max al autor revelación

Fernando Delgado-Hierro con su Premio Max a la autoría revelación.

Fernando Delgado-Hierro con su Premio Max a la autoría revelación. / Domi Alonso / Fundación SGAE

El último ganador del Premio Max a la autoría revelación, Fernando Delgado-Hierro (Sevilla, 1988), vuelve al barrio en el que creció con Los Remedios, una pieza que representa este fin de semana en el Central [del viernes al domingo, a las 19:30, con las entradas agotadas] y en la que explora cuestiones como el desarraigo, el sentimiento de pertenencia o el relato que acabamos construyendo de nuestros propios recuerdos.

Delgado-Hierro define la obra, protagonizada por él y Pablo Chaves, amigo de la infancia que también se crió en Los Remedios, como una "autoficción destructiva, en la que cargamos con humor contra nosotros mismos, nos desmontamos para ver qué queda debajo de las máscaras". La idiosincrasia del barrio sevillano es un importante telón de fondo, pero el autor aclara que no pretendía un ajuste de cuentas y que no le mueve la amargura en su retorno a los orígenes. "Lo que me interesaba era atrapar esa contradicción de sentirte extraño en un sitio y al mismo tiempo pertenecer a él, la impresión de tener un pie dentro y otro fuera", adelanta sobre un montaje que se vio en el Centro Dramático Nacional y que llega al Central respaldado por el Premio Max. "Que conste que si atacamos a alguien en este trabajo es a nosotros mismos", matiza.

Los Remedios, en la que Delgado-Hierro y Chaves se desdoblan en una veintena de personajes, entre parientes, profesores e intereses sentimentales, es, añade su creador, un canto a la amistad, a esa "familia elegida" que "te hace recordar quién eras y pensar en quién te has convertido". La historia de dos chavales deslumbrados por el teatro en un entorno donde éste no se concibe como una profesión seria es también una reflexión sobre "la mirada del otro", de las personas "con las que haces el viaje de la vida" y "que te dan la última respuesta sobre quién eres", añade Delgado-Hierro sobre este montaje de La Compañía Exlímite que dirige Juan Ceacero. Los Remedios propone así una reflexión sobre la verdad de cada uno desde la ficción del teatro, sobre la soledad de quien encuentra en el escenario una plataforma para la reunión, una manera de estar acompañado.

Una imagen promocional de 'Los Remedios'. Una imagen promocional de 'Los Remedios'.

Una imagen promocional de 'Los Remedios'. / Ladalianegra

Aquellas funciones que hacía cuando era un muchacho, "Cervantes, Mihura, Jardiel Poncela, más tarde Shakespeare, Chéjov, Ibsen", fueron condicionando su manera de entender las tablas y también su dramaturgia posterior. "Yo escribo teniendo muy en cuenta mi parte de actor, fijándome en que pueda repetir esos textos, entenderlos desde el cuerpo. Pienso en lo que me gustaría interpretar, lo que me gustaría ver, en cómo los compañeros pueden lucirse y disfrutar". Entre sus referentes, Delgado-Hierro cita a Pablo Messiez, "maestro y amigo, de quien me quedo con su forma de trabajar y su investigación", Alfredo Sanzol, Rodrigo García, Angélica Liddell o Pablo Gisbert, creadores diversos a los que Delgado-Hierro se acerca con la misma fascinación. "Siento que tomo de sitios muy distintos, pero que aprendo de todos", apunta el sevillano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios