Patrimonio

Una memoria viva en Santa Lucía

  • El Centro de Documentación de las Artes Escénicas conserva un enorme fondo sobre el teatro y la danza en Andalucía desde el siglo XIX hasta nuestros días

  • Obras dedicadas por Galdós, Buero Vallejo o Arthur Miller y primeras ediciones de Lorca, Bécquer o Molière, entre las joyas documentales de la antigua iglesia de Santa Lucía

Vista del interior de la antigua iglesia de Santa Lucía, sede del Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía. Vista del interior de la antigua iglesia de Santa Lucía, sede del Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía.

Vista del interior de la antigua iglesia de Santa Lucía, sede del Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía. / José Ángel García

"Esto es un edificio muy singular que recoge un fondo muy singular sobre una actividad muy singular", dice Lola Vargas-Zúñiga, directora del Centro de Documentación de las Artes Escénicas de Andalucía, que tiene su sede desde octubre de 2012 en la antigua iglesia de Santa Lucía, un templo gótico-mudéjar del siglo XIV desacralizado desde el siglo XIX.

"Nos dedicamos a recomponer el riquísimo mosaico que han sido y son las artes escénicas en esta comunidad, donde se han dado fenómenos tan singulares. Y creo que podemos decir con mucho orgullo que éste es, además, un centro muy vivo y en permanente contacto con su medio. Nacimos con la función de localizar, recoger, conservar, tratar y difundir toda la documentación e información sobre el hecho escénico en Andalucía, y hoy podemos decir que lo hemos conseguido. Somos la memoria del hecho escénico, que por definición es algo efímero. A veces es una labor ingrata, como todas las que tienen que ver con la documentación y los archivos, porque supone mucho trabajo y lo que se ve de él es una parte mínima, pero las 14 personas que formamos parte del equipo del centro tenemos el veneno del teatro. Al igual que los que se suben al escenario, para nosotros esto es también vocacional, no se podría hacer este trabajo sin sentir amor hacia las artes escénicas", añade la directora de este espacio creado en 1990 y englobado en la estructura de la Agencia Pública de Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía.

Los fondos conservados en el Centro son ingentes: más de 290.000 imágenes, entre fotografías y grabaciones, además de alrededor de 60.000 registros de información en biblioteca (libros, revistas, etcétera), entre los que se encuentran una importante colección de material sobre ilusionismo y otra sección, más reciente, en consonancia con el auge que ha experimentado el género en los últimos años, dedicada a las antiguas y nuevas expresiones circenses. "Todo ese material está además digitalizado y disponible en internet", explica Lola Vargas-Zúñiga, en referencia al archivo digital del centro, llamado Elektra.

Lola Vargas-Zúñiga, directora del Centro. Lola Vargas-Zúñiga, directora del Centro.

Lola Vargas-Zúñiga, directora del Centro. / José Ángel García

A través de internet o acudiendo a la antigua iglesia, tanto el profesional de las artes escénicas como el investigador o el interesado por mera curiosidad podrá encontrar obras, carteles, textos de reflexión, reseñas, documentación sobre vestuario, iluminación o escenografía desde 1823 (fecha a la que pertenece la pieza más antigua conservada en Santa Lucía, un cartel en seda de representación teatral en El Puerto de Santa María) hasta prácticamente el fin de semana pasado.

"Se cubre prioritariamente la actividad de las compañías andaluzas", explica Tino Yamuza, responsable del departamento de Audiovisuales y Difusión. "Pero si viene Jan Fabre al Teatro Central, por ejemplo, y nos da permiso para filmar, no vamos a desestimar un contenido tan atractivo. El año pasado hicimos 211 filmaciones en un plano secuencia, para que los creadores o los investigadores puedan apreciar los cambios de iluminación y de decorados, cómo se plantea y se resuelve una obra", añade Yamuza.

Algunos bocetos históricos de vestuarios empleados en obras teatrales. Algunos bocetos históricos de vestuarios empleados en obras teatrales.

Algunos bocetos históricos de vestuarios empleados en obras teatrales. / José Ángel García

Entre los fondos de la biblioteca, continúa la directora del Centro, hay curiosidades de gran valor histórico, desde ejemplares firmados por Benito Pérez Galdós, Edgar Neville, Antonio Buero Vallejo o Arthur Miller, a primeras ediciones de Gustavo Adolfo Bécquer, Federico García Lorca, Carlo Goldoni o Molière. "Tenemos también fondos muy valiosos relacionados con La Cuadra de Salvador Távora, que estuvo muy implicado con este Centro. Los fondos son de distinta procedencia, pero la mayoría nos llega en forma de cesión, porque no tenemos un presupuesto que nos permita adquirirlos. En cualquier caso, son muchos los que nos buscan por un sentido de trascendencia y pervivencia, casos clarísimos son los de Los Ulen o del recientemente fallecido Julio Martínez Velasco, cuyo legado documental nos acaba de llegar".

El Centro ofrece actividades específicas orientadas a profesionales y alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático, el Centro Andaluz de Danza o el módulo de Realización del Instituto Néstor Almendros, pero, dado que su servicio de biblioteca está orientado también al público general, hay también numerosas propuestas para el mismo, desde un club de lectura de textos dramáticos a encuentros con actores, dramaturgos o especialistas, pasando por un programa mensual de representaciones con un aforo máximo de 70 personas, dadas las particularidades del espacio.

En lo que queda de mes habrá un debate sobre feminismo a partir de la obra Las mujeres sabias de Molière (día 22, 19:30); la presentación del libro de Phylis Zatlin Escritores en el recuerdo (día 24, misma hora); un encuentro con los responsables del festival Escena Mobile (día 25, 20:00) y una lectura especial con motivo del Día Mundial de la Danza a cargo de la bailarina y coreógrafa Karima Mansour (día 29, 12:00).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios