Análisis

francisco andrés gallardo

1981

Fue el año más complicado y crispado del último medio siglo, por encima de este 2017 tan catalán, sublimación del conflicto sociopolítico fermentado en los intestinos de la crisis económica. 1981, pese a todo, fue peor. La vida de cualquiera valía menos y las preocupaciones venían desde todos los frentes: rastrojos de otros tiempos que se negaban a ser venteados por el futuro inevitable. Rémoras reaccionarias en el ejército y en las fuerzas de seguridad, con déficit de controles y normativas como demostró el desastre de la colza. Un presente imperfecto, mucho más incierto que nuestro ahora, y que terminó remediando la propia clase media, estoica víctima, consciente de los sacrificios para alcanzar las metas. A pulso, parándose en cada escalón. En el horizonte: entrar en Europa.

Dónde estabas entonces, el ochéntame de Ana Pastor, pedaleó este jueves por un año que se hizo cuesta arriba a todo el mundo. Cuando los generales entraban en el despacho del presidente del Gobierno, el independentismo vasco ponía bombas y la Guardia Civil desvariaba con tics de dictadura. Un barro muy espeso para salir adelante. Para los jóvenes, audiencia potencial e ideal de este programa de La Sexta, es una lección ejemplar de los mayores. En 1981 todo era más difícil de conseguir y solucionar, como si aún anduviéramos en el siglo XIX. Como poco se comprueba que los dirigentes de hoy, magramente preparados y raquíticamente mentalizados, no sobrevivirían en esos tiempos, cuando las banderas españolas vestían Barcelona en el Día de las Fuerzas Armadas. El desfile militar fue lo más visto en la TVE, única y recortada, de aquel año.

La entrega de 1981 de Dónde estabas entonces tendría que pasarse por las aulas de toda España para que se viera cómo los españoles de los años 80 supieron estar a altura de las circunstancias para escapar de aquel atolladero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios