Análisis

Antonio Hermoso Palomino

Presidente de Cermi-Andalucía

Discapacidad frente a la pandemia

Hoy celebramos el día internacional de la discapacidad, una jornada que nos invita a realizar una reflexión sobre la vida y los derechos de cerca de 300.000 personas que tienen algún tipo de discapacidad en Andalucía y también de las preocupaciones, problemas y necesidades de los 400.000 familiares que le acompañan y conviven con ellos a diario, lo que supone cerca del 10% del total de la población andaluza.

La realidad de las personas con discapacidad en Andalucía es tan diversa como compleja y sus dificultades se han agravado durante este año con la irrupción de la pandemia del coronavirus que ha golpeado con más virulencia a las personas más vulnerables como las que conforman los colectivos que defendemos desde el Comité de Entidades en Representación de las Personas con Discapacidad en la comunidad (Cermi Andalucía).

Junto a las personas mayores, las personas con discapacidad estamos siendo de los grupos sociales más castigados por esta crisis y, no sólo por los condicionantes puramente obvios y objetivos como son el estado de salud preexistente y los problemas, dificultades y especiales circunstancias que nos rodean, sino también y sobre todo por los factores sociales, políticos, económicos y legales que nos colocan en una posición de fragilidad que se hace más extrema ante una emergencia sanitaria de las proporciones de esta pandemia.

Las personas con discapacidad queremos también romper esa máxima tan injusta que irremediablemente siempre ocurre en situaciones en las que a la sociedad y al país le va mal, a lo social y a las personas con discapacidad les va mucho peor, como en esta pandemia. Y al contrario, cuando todo va bien, ese bienestar no llega en la misma intensidad a estas personas.

La pandemia ha golpeado con dureza a las entidades que apoyamos a las personas con discapacidad teniendo que afrontar sus efectos anticipando medios y recursos para los que no contamos con respaldo económico pero que hemos tenido que ofrecer ante la emergencia sanitaria y la necesidad de garantizar la salud de estas personas y los trabajadores que las atienden.

Por todo ello, demandamos al Gobierno andaluz soluciones urgentes a estos problemas que nos acucian y que han venido a agravar la atención que prestamos a estas personas, especialmente los relacionados con la citada falta de recursos y medios necesarios para combatir esta inesperada crisis sanitaria en los centros e instalaciones que gestionamos desde nuestras entidades, así como la financiación de los mismos.

Asimismo, exigimos potenciar la interlocución con la Administración autonómica para, más allá de ser escuchados y mantener una comunicación fluida con sus representantes, nuestras demandas sean tenidas en cuenta y puedan así ser plasmadas en medidas y actuaciones en favor de las personas con discapacidad, ya que el diálogo resulta estéril si no hay un verdadero compromiso por avanzar y atender nuestras justas peticiones.

En los últimos años hemos avanzado mucho, fruto de la lucha incesante y la fortaleza, unión y cohesión de todas las entidades a través del movimiento Cermi, pero todavía nos quedan muchos retos por conquistar en la mejora de la atención, los derechos y acceso a los servicios de las personas con discapacidad en Andalucía desde la igualdad y la inclusión. Los objetivos pendientes siguen siendo muchos, como el avance en la accesibilidad plena, la educación inclusiva y el empleo como factores clave para la igualdad, la asistencia personal contemplada en la ley y el necesario apoyo a las familias, así el desarrollo pleno de la autonomía personal para que podamos tener nuestro propio proyecto vital con total independencia, entre otros.

Son desafíos por afrontar para los que continuamos reivindicando más que nunca el respaldo social, político y económico necesario para su consecución, aunque ahora sabemos que la prioridad es la lucha por superar la terrible pandemia que sufrimos y en cuya lucha estamos también implicadas las personas con discapacidad y sus familias, que exigimos estar presentes de igual manera en la reconstrucción social y económica que se abre en el horizonte para que nadie se queda atrás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios