Análisis

helena arriaza

'Órbita Laika' es el camino

Menos mal que en RTVE existen programas como Órbita Laika. El formato, que se emite en La 2 los lunes a las diez de la noche, es uno de los grandes aciertos de la pública. Es un espacio familiar, divulgativo y entretenido. Tres aspectos que pocas veces se dan juntos en un programa de televisión y que hacen que haya esperanza en que es posible realizar buenos productos.

La que se emite actualmente es la quinta temporada del programa. Lo cierto es que hasta ahora no había reparado en él. Debía haberlo hecho antes, cuando Ángel Martín y Goyo Jiménez estuvieron al frente, porque probablemente cada uno le dio su toque personal y resulta interesante ver cómo cada uno lleva adelante un mismo espacio. Pero a veces ver La 2 hasta se nos olvida y con los cambios que el programa tuvo en día y hora de emisión daba pereza acercarse. Lo de la elección de los presentadores es peculiar en este formato.

Ahora el encargado de conducir el programa es Eduardo Sáenz de Cabezón. Menudo descubrimiento. No es experto en esto de la televisión pero no le hace falta. Es matemático, profesor, divulgador. Por eso lleva a la perfección esa labor divulgativa que requiere este formato. Y más allá de su conocimiento, la bondad que transmite y la pasión que le pone hacen que los espectadores empaticen con él. De momento está mejorando la media de audiencia de sus anteriores compañeros pese a que ellos eran más conocidos por la audiencia. Un claro ejemplo de que a veces es mejor alguien que se toma en serio y con ganas su trabajo que alguien muy conocido por el gran público.

Los colaboradores tienen ese mismo buen rollo y ganas de transmitir sabiduría que el presentador. Las diferentes secciones hacen que el programa sea dinámico y que la hora de duración pase volando. Cada emisión está centrada en un tema pero se aborda desde diferentes puntos de vista y se aprenden muchas cosas. El cerebro, el sexo, la música, la farmacia, la nutrición son solo algunos de los ámbitos en los que indaga el programa y de los que revela curiosidades de lo más interesantes. Los elementos que utilizan para divulgar también son llamativos, originales y hacen fáciles las explicaciones. Se nota que tienen clara la intención de transmitir conocimiento y así lo hacen.

No es un programa pretencioso. Es consciente de que se emite en una cadena casi escondida, con unos rivales a los que no puede hacer frente. Pero eso no es excusa para bajar la calidad o la energía en cada emisión. Todo lo contrario. Órbita Laika va a lo suyo y es lo mejor que hace. Así es como consigue convertirse en un espacio sano y necesario. Desde RTVE deberían darle más visibilidad. Lo merece el programa y lo merecen los espectadores. Esperemos que así sea porque ese es uno de los grandes problemas tanto en La 1 como en La 2, y es que da la impresión de que los responsables se preocupan más por formatos que no merecen tanta atención y que no aportan tanto bueno a la audiencia y que dejan a un lado lo que realmente vale la pena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios