Análisis

Roberto Pareja

La campaña más odiosa (se) agota

Crispación y grandilocuencia anegan todo: PP y Vox acusan a Iglesias de enviar “matones” al mitin en Vallecas y el candidato morado replica que “han renunciado formalmente a la democracia”

El presidente de Vox, Santiago Abascal, en un acto electoral este sábado en Madrid.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, en un acto electoral este sábado en Madrid. / Ricardo Rubio (EP)

La historia de España suele rememorarse en clave binaria, un interminable pulso entre buenos y malos que eterniza la metáfora goyesca de los garrotazos, un carro al que se han subido sin complejos los candidatos en las elecciones madrileñas del martes, que han protagonizado una campaña repleta de exabruptos en la que "odio" ha sido uno de los términos que más ha repicado en sus intervenciones.

La negación excluyente del contrario se basa menos en la convicción de poder gestionar mejor que en representar a los buenos contra los malos, o nosotros o el caos, como proclama la candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, que pretende alzarse como adalid de la libertad en contraposición al demonio comunista que ella ve encarnado en la figura del cabeza de lista de Unidas Podemos. "Pablo Iglesias es el mal", afirma sin pestañear. "Nació del mal para hacer el mal" remata la presienta madrileña, que no le hace ascos a otros de los demonios que se visualiza a la izquierda, Vox, al que tanto Iglesias como el candidato socialista, Ángel Gabilondo, atribuyen un "discurso del odio", del que también responsabilizan al PP. "El facherío se está viniendo arriba, no nos van a amedrentar", proclama la ministra de Igualdad, Irene Montero.

Claro que no. Nadie se viene abajo en la hiperventilada campaña del 4-M. La madre de todos los excesos ha parido este sábado un nuevo encontronazo entre los dos principales factores que multiplican la polarización, Podemos y Vox, que se vienen agarrando de la solapa de la chaqueta desde que arrancó la precampaña con ese temerario acto de la ultraderecha en Vallecas en el que le llovieron hasta adoquines a su líder, Santiago Abascal.

Este sábado trascendió que la Policía Nacional detuvo el 15 de abril a dos empleados (ha habido un total de 13 arrestados al respecto) del área de seguridad de Podemos por agredir presuntamente a agentes de la Unidad de Intervención Policial de la Policía durante los incidentes ocurridos en ese mitin, que se había celebrado una semana antes, según informa El Confidencial.

Los dos arrestados constan dados en alta en la Seguridad Social como trabajadores de la formación de Iglesias y forman parte de su escolta personal, según el diario digital.Sin embargo, Iglesias afirmó durante la manifestación del Primero de Mayo (en la que marchó del brazo de Gabilondo, ya repuesto de su rechazo inicial a entenderse con el candidato de Podemos, "con este Pablo no", decía) que todos sus escoltas son miembros del Cuerpo Nacional de Policía y que "ninguno ha sido detenido", aunque admitió que entre los arrestados hay un miembro de Unidas Podemos.

Santiago Abascal: "Iglesias envió matones a sueldo al acto electoral en Vallecas para atacar a la Policía y a Vox"

Otra chispa en la hoguera que le ha servido a Abascal para acusar vía Twitter a Iglesias de enviar "matones a sueldo" al acto electoral de su partido en Vallecas "para atacar a la Policía y a Vox". Unas acusaciones que secunda el PP y que el candidato del otro extremo atribuye a manejos electoralistas.

Fascismo y comunismo son otros dos términos recurrentes en una campaña electoral agria como la que más que está dejando en pañales como si fueran de guante blanco a los duelos entre José María Aznar y Felipe González en los 90 o a los de Mariano Rajoy con José Luis Rodríguez Zapatero ya entrado el siglo XXI. Donde hay tensión disparada no hay apenas espacio para la "ironía" y el "sentido del humor", que es lo que alega el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida (PP), para justificar su desahogada afirmación de que "seremos fascistas pero sabemos gobernar".

Pablo Iglesias: “El PP ha renunciado formalmente a la democracia tras admitir que 'serán fascistas, pero saben gobernar”

Un sarcasmo que le ha servido a Iglesias para acusar a los populares de "haber renunciado formalmente a la democracia". "Eso es lo que diría un defensor de la dictadura, porque con Franco también te podías tomar unas cañas", abundó el candidato morado, que se siente amortizado. "La política corre rápido y mi figura se ha gastado", ha admitido en una entrevista al Corriere della Sera.

La campaña es tan grandilocuente como agotadora, con ese reguero de cartas con balas enviadas a dirigentes de todos los colores, y también se lidia en los tribunales. Vox sale indemne de momento: un juzgado madrileño ha archivado la denuncia de alentar el odio por su polémico cartel contra los niños inmigrantes.Este domingo finaliza la furibunda campaña de unos comicios que (quizá) pondrán a cada uno en su sitio. Ciudadanos se juega hasta su supervivencia. Se está ahogando nadando entre dos aguas repletas de tiburones más o menos sosos...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios