Crónica Personal

El tormentoso regreso del rey Juan Carlos

Negro panorama. Es difícil prever qué deparará el futuro del Emérito, cuyo deseo es volver a La Zarzuela pronto, aunque cree que desde parte del Gobierno lo están impidiendo

El Rey Felipe VI, con doña Letizia y las infantas Leonor y Sofía. El Rey Felipe VI, con doña Letizia y las infantas Leonor y Sofía.

El Rey Felipe VI, con doña Letizia y las infantas Leonor y Sofía. / Zipi / Efe

Quiere regresar a España y a La Zarzuela, a su país y a su casa, pero al rey Juan Carlos no se lo ponen fácil.

Desde que se descubrieron sus irregularidades financieras Felipe VI marcó una posición drástica de distanciamiento con su padre, al renunciar a la herencia que le pudiera corresponderle a él mismo o a sus hijas, y también, a instancias del Gobierno, le retiró su asignación como ex Jefe del Estado.

Las conversaciones entre padre e hijo han sido escasas desde entonces, y todo lo relacionado con la situación del Rey emérito se juegan a tres bandas: don Felipe y Casa del Rey, don Juan Carlos y el Gobierno. Por parte de la Casa, su jefe, Jaime Alfonsín; por parte de don Juan Carlos, algún colaborador no adscrito a su servicio, como el ex director del CNI Félix Sanz Roldán, mediador entre padre e hijo; por parte del Ejecutivo, la vicepresidenta Carmen Calvo, quien transmitió a Alfonsín que el Gobierno consideraba que don Juan Carlos tenía que marcharse de España.

Decisión que el Emérito acató casi de inmediato, cuando se marchó a Abu Dhabi tras descartar Portugal y República Dominicana. Tuvo en cuenta varias circunstancias, desde las obligadas medidas de seguridad a la situación provocada por el Covid con cierres temporales de fronteras. Finalmente le pareció más adecuado Abu Dhabi y aceptar a propuesta de su amigo el emir.

Le echaba atrás en principio la lejanía, pero tenía favor varios aspectos: la privacidad y la seguridad, y algo fundamental en aquel momento: la asistencia sanitaria. Necesita atención constante –ha vuelto a operarse nuevamente allí–, y no podía interrumpir su rehabilitación, con la que llena sus horas porque son muy escasas las visitas que recibe;la mayoría, de amigos que residen en los emiratos. La más esperada fue la de su hija doña Elena, quien sí pudo pasar unos días con su padre. La infanta Cristina, con todo preparado para desplazarse a Dubái y de allí a Abu Dhabi, finalmente no pudo ir.

Comisionistas y 'lobbistas'

Antes de salir de España, cuando se publicó la transcripción de las entrevistas de Corinna Larssen con Villarejo y y el empresario Juan Villalonga, que fue quien preparó el encuentro a petición de los otros dos –su mujer es muy amiga de Corinna–, don Juan Carlos tomó medidas para demostrar que nunca había recibido una comisión por la adjudicación de la obra del AVE Medina-La Meca a un consorcio de empresas españolas, sino que los cien millones de dólares a los que se refería Larsen eran una donación del rey saudí a título particular.

Tras varias gestiones consiguió don Juan Carlos un documento en el que la Casa Real saudí así lo manifestaba, y fue mostrado a las autoridades pertinentes. Sin embargo, mientras otros documentos, transcripciones y saldos en cuentas han sido publicadas, nunca se ha mencionado ese documento que podría cortar las especulaciones de comisionista. De hecho, existen documentos en los que se recogen que las comisiones fueron negociadas y las recibió la ex mujer de Khashoggi, Zanganeh, que suele ejercer ese papel cuando empresas occidentales realizan obras de infraestructuras en países árabes.

Un trabajo legal en determinados círculos, donde a los comisionistas llaman lobbistas porque la palabra comisionista tiene connotaciones peyorativas, y cuyas condiciones están por escrito. Una de las tensiones entre Corinna Larsen y D. Juan Carlos, que finalmente rompieron su relación, fue que el Emérito se negó a intervenir para que la alemana recibiera toda o parte de la comisión que los saudíes ya habían concertado con Zanganeh. Todas estas peripecias serían propias de un culebrón si no fuera porque uno de sus protagonistas es el rey Juan Carlos.

Y no se habría producido si él hubiera sido más prudente, más respetuoso con su obligación de no perjudicar la Corona con su comportamiento personal y más respetuoso con su familia, sobre todo con doña Sofía. Y todo esto no se habría producido si los altos cargos que han trabajado en la Casa del Rey durante más de 30 años, hubieran estado alerta. Y si lo estaban, hubieran marcado a don Juan Carlos el rumbo a seguir. Una Casa en la que los altos cargos tenían una trayectoria profesional previa acreditada, pero había también interventores y equipo de abogados.

Don Juan Carlos no es una persona que se deja aconsejar fácilmente, pero en cambio sí ha tenido siempre la obsesión de defender la Corona, y si alguien le hubiera apuntado que podía hacer un daño de imprevisibles consecuencias a la Monarquía, es muy probable que las operaciones financieras que presuntamente avaló nunca se habrían producido.

Sólo se puede apuntar un dato en ese sentido: cuando alguien le alertó sobre la donación del rey saudí, don Juan Carlos puso el acento en que efectivamente era una donación y no había que declararla. Nadie se preocupó por sacarle de su error para que cumpliera con Hacienda. Por otra parte, él sabe muy bien que entre familias reales son habituales los regalos costosos, invitaciones al más alto nivel... y donaciones a miembros de familias reales destronadas, o que no cuentan con un patrimonio e ingresos suficientemente altos como para seguir el nivel de vida que se supone deben llevar las familias reales.

La vuelta

Desde el día que decidió volar a Abu Dhabi, saliendo de Vigo tras dormir en Sanjenjo y cenar con el matrimonio Campos, la obsesión del Rey fue el regreso. Salió el 3 de agosto y ya pensaba en el regreso en septiembre. Sin embargo, a medida que se publicaban noticias a cual más escandalosa, comprendió que la vuelta no iba a ser fácil. Algunas noticias no sólo le sorprendieron sino que le provocaron gran inquietud pues las consideraba falsas, como las famosas cuentas de las islas Jersey. Otras eran ciertas y la repercusión de esas noticias y sobre todo la campaña de Podemos en contra de la Monarquía y la escasa reacción del Gobierno en la defensa de la Corona y del rey Felipe, lo llenaron de inquietud.

Desde su punto de vista había una campaña de un sector del Gobierno contra él relacionada con la llamada regeneración democrática, pero una vez que él mismo quedara desprestigiado y obligado a salir de España, la siguiente figura a abatir sería el rey Felipe... y la puesta en marcha entonces de una España republicana.Desde Abu Dhabi, con un bufete de abogados, el de Sánchez Junco, puso en marcha la operación de regularizar su situación con Hacienda e iniciar el proceso para regresar a España.

A todo el mundo le anunció que pasaría la Navidad en España con su familia y en La Zarzuela. Durante semanas se le comunicó que si algún día regresaba no podía ser a palacio y le sugirieron que se instalara en la casa de su hermana Pilar en Puerta de Hierro. No, él quería La Zarzuela, su casa de siempre y con una simbología muy especial. Ahora se dice que podría ir a casa de su hija Elena, pero él quiere La Zarzuela. Pero ya no es tan seguro que pueda pasar la Navidad en España. No sólo ha hecho una declaración complementaria que recoge la donación saudí, sino que ha regularizado las declaraciones correspondientes a los años posteriores a su abdicación. Cuando se hace una complementaria o una regularización sin que haya denuncia previa o se haya iniciado una investigación tributaria, no cabe delito penal, pero fuentes fiscales afirman que se le había informado hace tiempo de que se le había abierto un procedimiento de investigación de sus cuentas.

¿Qué le espera en el futuro? Difícil de predecir. Lo único cierto es que don Juan Carlos sigue confiando en que podrá regresar a corto o medio plazo y que se siente perseguido por personas del Gobierno. Y, por último, Felipe VIha marcado líneas claras de distancia con su padre, pero sigue todos y cada uno de los pasos que se producen y no ha roto del todo la comunicación personal con él.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios