Azul Klein

Charo Ramos

chramos@grupojoly.com

Bach y Margarit

Para el Premio Cervantes, la poesía y la música son las herramientas de consuelo cuando todo se acaba

Revisaba días atrás la ceremonia de entrega del Premio Cervantes a Francisco Umbral en la Universidad de Alcalá de Henares, un momento cumbre en su vida y en la magistral película documental Anatomía de un dandy que, dirigida por Charlie Arnaiz y Alberto Ortega, ofrece la plataforma Filmin. Ya no podremos ver en ese Paraninfo a Joan Margarit, fallecido ayer a los 83 años, autor de una poesía lúcida, precisa, sanadora y bilingüe a quien la pandemia le impidió recoger el máximo galardón de las letras castellanas, que le entregaron los Reyes de España en una ceremonia íntima hace apenas dos meses.

Resulta raro el día en que no despedimos a uno de los grandes en esta extraña e hiperbólica época Covid que ha llenado de quebrantos y obituarios las páginas de los periódicos mientras cunde el desaliento en la vida cotidiana y las oficinas de empleo. En momentos difíciles y naufragios vitales, que siempre afrontamos en soledad, Margarit proponía los versos y la música como las principales herramientas de consuelo de las que el ser humano dispone. La razón más profunda de la música nos "abrigará del desamparo", dejó escrito en su poema Jazz de Se pierde la señal. Este libro maravilloso de 2012 se abría con una reflexión sobre la cantidad de sonatas que Beethoven escribió después de quedarse sordo, lo que confirmaría que "se puede vivir feliz sin tener esperanza", y que cuando todo se acaba, "cuando se pierde la señal", todavía nos quedan la poesía y la música.

Aunque dedicó versos a Shostakóvich, Beethoven, Mozart, Tchaikovski o al Concierto para piano de Schumann, que era el único disco que su padre ponía desesperadamente "en su viejo tocadiscos barnizado como un espejo", es la música de Johann Sebastian Bach la que ocupa el centro de su poesía. Analiza esa devoción Ramón Andrés en el texto que le dedica en Detrás de las palabras. 50 poemas comentados de Joan Margarit, un volumen que hoy se nos antoja un tesoro publicado por Visor con edición de Antonio Lafarque y José Andújar Almansa. En él encontramos las reflexiones de otros maestros indiscutibles de la poesía contemporánea, como Luis Alberto de Cuenca, Eloy Sánchez Rosillo, Felipe Benítez Reyes y Luis García Montero junto a voces más jóvenes que iluminan el "canon Margarit", entre ellas Raquel Lanseros, Yolanda Morató, Sara Mesa y Marta Sanz.

En Recordar el Besòs, poema escrito a partir de su experiencia rehabilitando las casas de protección oficial que alojaron en el entonces extrarradio barcelonés de los años 50 a tantas familias andaluzas, Joan Margarit evoca a un chico que en el ambiente de miseria circundante sólo pone en su viejo pick-up discos de Bach, una música llena de futuro, que emancipa a quien la escucha a decir de Ramón Andrés, y que ojalá haya sonado en su último suspiro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios