Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Betis, víctima de una grosería

Las arbitrariedades de un canario en el tramo final del partido jugaron decisivamente contra los de Mel

SEGUNDA en estado puro. En toda su crudeza iba a mostrarse anoche con campo sin atractivo y con un arbitraje incomprensible y, por supuesto, impresentable, que fueron los motivos principales para que el Betis se dejase un triunfo más en las cunetas de la Liga. Es la sordidez de una categoría en la que el Betis vivaquea y de la que va a costarle salir como no cambie el viento. Se remató todo con un empate, con una recolecta de tarjetas inaudita y con tres decisiones arbitrales sobre la última campana que hacen sospechar del estamento arbitral, fuera de juego en saque de banda, penalti nítido birlado y anulación de un gol legal a todas luces.

Antes pasaron otras cosas y un gol inadmisible y bastante tempranero le dejaba al Betis una cara de tonto que se le quitaría en muy contadas ocasiones a través de un primer tiempo que discurrió de atasco en atasco. Ese gol a los siete minutos le ponía muy bien las cosas a un equipo infame que ni a imaginarse que la noche iba a ponérsele tan favorable. Pero es que con este Betis todo es posible, hasta en ese Toralín al que el equipo de Mel le cogía el asco que se podía temer. Campo durísimo, noche gélida, un inferior que se viene arriba por un gol que no entraba en el guión y el Betis; o sea, todos los ingredientes para que el fiasco se hiciera realidad.

Tras el descanso, se enderezaba la cosa con un madrugador gol de Jorge Molina, pero de ahí en adelante, nada de lo que ocurrió en esta noche berciana fue normal. Un canario rubicundo con silbato en la boca iba a ser protagonista principal y siempre en perjuicio del único que se jugaba algo de futuro en el envite. También cometió errores el Betis, siendo el más palpable dejar la tensión y las urgencias para el final. El triunfo que tuvo en sus manos pudo hacer que la situación se mejorase espectacularmente, pero el Betis y sus limitaciones caminan demasiado desprotegidos por esta selva tan sórdida. Y es que eso de que atraquen en Ponferrada...

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios