Polémica El dueño de un pub de Sevilla se muestra arrepentido tras no dejar entrar a jóvenes con diversidad funcional

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

"Cofrades, a la calle"

Hay modos más perfectos de religiosidad, pero la popular es también muy valiosa y yo la defiendo

Es el grito que ha popularizado Ángel del Castillo, también conocido como Angelito el aguador, nacido en 1994 y vecino de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), cuando se temía que en el año 2020, por consecuencia de la pandemia, no salieran cofradías de penitencia en la Semana Santa y con ello pretendía, a través de un audio de Whatsapp que los cofrades no se quedaran en casa, añadiendo para la tranquilidad de ese numeroso colectivo que existe aquí en Andalucía "que no va a pasar absolutamente nada". El grito se convirtió en angustioso cuando, no solo en 2020, nos quedamos sin esa manifestación de fe popular que suponen las procesiones, sino que el lance se repitió en 2021. Pide además que se llenen los cultos que se ofrecen a los titulares durante la Cuaresma, ordenados por los estatutos, y también las convivencias cofrades y las tertulias. Su propósito no es hacer carrera cofrade, ni busca ser hermano mayor de una cofradía antigua y venerable, sino, como es un niño grande (según se aprecia en la foto publicada) su intención es más modesta: ir delante de un paso llevando el incensario o uno de los ciriales.

Da un testimonio de fe cofrade (no rebajo nada esta consideración, porque se manifiesta algo que siente una gran mayoría de andaluces, en los que la devoción a los titulares de la cofradía es usual y como tradición que pasa de padres a hijos). Ya sé que hay modos más perfectos de religiosidad, pero la popular es también muy valiosa y yo la defiendo, como cofrade que soy. Algo inevitable, porque viví en plena "carrera oficial. Luego he pregonado la Semana Santa de Cádiz y otra Semana Santa andaluza, por la deserción a última hora del elegido y, mientras he podido, he salido en la noche del Viernes Santo con mi cofradía gaditana del Cristo de la Buena Muerte, "el de la faz amorosa", que cantara en su verso José María Pemán. También he acompañado a Nuestro Padre Jesús de los Afligidos y Ntra. Sra. de los Desconsuelos. Bien merece Ángel del Castillo una glosa por parte de Antonio Burgos, pregonero de la Semana Santa de Sevilla en 2008 y siempre al lado de los que aprecian y valoran las cofradías. Ángel dicen que quería ser pregonero. Ya lo ha conseguido con su "hola cofrade, ¡a la calle!". Así, en este mes de noviembre, el próximo día 6, sale en Cádiz la Virgen de la Palma, que con su estandarte, el párroco de la Iglesia paró el mar embravecido, que invadía Cádiz desde la Caleta. ¿No les parece bastante?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios