Crónica Personal

Pilar / cernuda

Fastidiar por fastidiar

SE da mucho en España, aunque la expresión popular es más ordinaria. Fastidiar al contrario es un deporte al que se dedican los que no tienen nada mejor que hacer que meter el dedo en el ojo ajeno. Como aquel juez que envió a la Policía Judicial a detener a un conocido empresario cuando se encontraba celebrando la boda de su hija, por ejemplo.

La televisión autonómica catalana ha programado un paro desde las nueve menos diez de la noche de hoy hasta las nueve y veinte, para protestar por las cosas por las que suelen protestar las televisiones autonómicas y no autonómicas, siempre relacionadas con salarios y condiciones de trabajo. Lo curioso es que hayan afinado tanto en la fijación del paro: coincide exactamente, pero exactamente, con el tiempo destinado al mensaje del Rey, que se inicia a las nueve en punto pero en muchas cadenas va precedido de un breve resumen del año.

Es evidente que la elección no ha sido casual sino causal, y que está muy relacionada con la deriva antiespañola que tanto le gusta al que más manda en TV3, el señor Artur Mas, que desde hace meses no pierde la ocasión para arremeter contra todo lo que huela a Reyes, bandera, himno o signos de identidad de la España de la que ha vivido durante toda su vida y aún vive, y a la que ahora muestra eterno desprecio mientras clama a Montoro que le envíe dinero para hacer frente a sus inconmensurables gastos. A los que no podría hacer frente si lograra la independencia por la que tanto clama. Y de la que empieza a arrepentirse un tanto, la prueba es que ya anuncia que quiere crear una alianza Ibérica de la que formarían parte Cataluña, Andorra, Portugal y España; por otra parte pretende que la España de la que Cataluña en sus sueños no formaría parte, acuerde con la Cataluña independiente una serie de conciertos económicos que paliarían el desaguisado que provocaría la independencia, desaguisado del que Artur Mas no quiere ni hablar. Sobre el que no le preguntó ninguno de los periodistas que le entrevistó días pasados en TV3, por cierto. Eso sí que es independencia periodística. Y aún pretenderán esos periodistas dar lecciones de profesionalidad…

Tengamos la fiesta en paz, que esta noche es Nochebuena y mañana Navidad. Que 2014 llegue cargado de buenas noticias, que ya va siendo hora después de tanto sacrificio. Y, sobre todo, que determinados políticos dejen de actuar como oráculos de la nada. Y si quieren fastidiar, que busquen objetivos más cercanos: los tienen hasta aburrir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios