La esquina

josé / aguilar

Griñán marca el paso al PP

CUANDO escribí aquí que el Partido Popular estaba jugando con fuego al aplazar la designación de candidato a la Junta -una vez archisabido que el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ni quiere ni puede serlo-, un dirigente del partido me replicó: hay tiempo de sobra, pensar en ese escenario es ponerse en lo peor. Le sugerí que con esa actitud se ponían en manos de Griñán.

Bueno, pues lo peor se ha producido, y Griñán acaba de hacer uso de esa facultad que el PP le concedía involuntariamente. Con su operación del miércoles pasado, Griñán ha tomado la delantera decretando su retirada, sucesión y candidatura socialista en apenas unas semanas y descolocando a los otros dos grupos parlamentarios. Una maniobra muy rentable.

A Izquierda Unida le descompone el esquema que había diseñado. Por un lado, necesita dar a conocer y consolidar el liderazgo de su nuevo coordinador regional, Antonio Maíllo, para presentarlo como candidato (en la cultura de IU no cabe pensar que vuelva a serlo Diego Valderas). Por otro, Griñán le ha arrebatado a la coalición su protagonismo principal en la decisión de romper el gobierno de coalición cuando le convenga. A partir de ahora será el PSOE el que tome la iniciativa de la ruptura y la convocatoria anticipada de las elecciones autonómicas.

Pero al Partido Popular, que es el que puede disputarle la presidencia de la Junta, lo coge aún en peor situación. La elección de su candidato ha dejado de ser una opción a manejar en un tiempo marcado por su propia voluntad soberana para convertirse en una necesidad imperiosa a corto plazo. Hasta el punto de que ya se da por seguro que no terminará el otoño próximo sin que el partido tome la decisión. Entendámonos: el partido en su conjunto, sus bases, delegados, congresos, comités y juntas directivas, ratificarán por aclamación lo que se cocine en un pequeño comité integrado por Mariano Rajoy, Dolores de Cospedal, Javier Arenas y Juan Ignacio Zoido. Son los mismos que iban a señalar con el dedo al elegido para enfrentarse a Susana Díaz. Sólo que ahora lo tendrán que hacer a plazo fijo. Se han quedado sin capacidad de maniobra.

No sé si a Griñán le saldrá bien la jugada y conseguirá preservar el poder del PSOE en Andalucía. Eclipsar el debate de la comunidad, liquidar a sus críticos, debilitar a Rubalcaba y descolocar al PP e IU andaluces, eso sí lo ha logrado.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios