Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Keylor Navas y su paso por Sevilla

OLISQUEABA la Champions el Sevilla tras su recital de fútbol y hombría que el domingo anterior había dado en el Calderón y fue a caerse en lo más llano. De accidente ha sido calificado el traspié del sábado ante la tropa caparrosiana y la verdad es que no se le puede poner un solo pero a dicha calificación. Un accidente con todos sus avíos, que hasta hubo penalti errado por el que rescataba un punto de la misma forma una semana antes.

¿Dónde estaba Keylor Navas antes de ahora? Ya, ya sé que en Albacete y que llamaba la atención que se arrodillase a rezar antes del inicio del partido, pero es que llama mucho la atención que la titularidad en el Levante no le haya llegado hasta la marcha de Munúa. Inexplicable que tamaño guardameta haya estado en el ostracismo levantinista y menos se comprende aún tras haberlo visto parar en las dos ocasiones que en este curso jugó en los campos de nuestra ciudad.

La otra noche incluso se alió con el palo para que el penalti no subiese al electrónico, pero es que en Heliópolis le paró a Jorge Molina dos, el válido y el repetido. De Nervión salió con todo el botín y eso es algo difícil de comprender para los que vieron el partido. El Sevilla jugó y se puso de gol con idéntica intensidad a como demostró ante el Getafe, pero iba a toparse con un milagro vestido de portero que sería fundamental para que un partido ganado rompiese en accidente.

Accidente grave por lo que aleja las opciones de volver a Champions como ya hizo con Juande y con Jiménez, por la puerta grande. Fue a través de otra noche grande de Rakitic, ese jugadorazo que nos parecía pusilánime en el Schalke y que se ha dado trazas para erigirse en líder indiscutible del equipo. Sólo la nota negativa del penalti que mandó al palo, pero es que cuando un portero tiene una noche como la que tuvo Navas no hay otra que arriesgar ajustando lo más posible.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios