Las dos orillas

josé Joaquín / león

Se busca un candidato

POR los mentideros de la Villa y Corte madrileña, que están muy aburridos en agosto, ha sonado el nombre de Miguel Arias Cañete como candidato del PP a la Junta de Andalucía en las próximas elecciones autonómicas. Sólo Dios sabe cuándo será, ni siquiera Susana Díaz lo sabe, pues el PSOE propone y la juez dispone. De momento, Miguel Arias Cañete parece que se autodescarta. Como Chaves en su día, Arias se ve más como ministro. La cuestión de fondo es que el PP no tiene a nadie mejor que él para aspirar a ganar. Arias cumple casi todos los requisitos para no darse un pellejazo como el que esperaría a otros candidatos menores de su partido.

Se puede decir de Miguel Arias Cañete que aglutinaría el efecto anti Susana. Aportaría justamente lo contrario que se intuye a Susana. Es abogado del Estado y lo ha ejercitado, además de ser ministro de los de verdad, de los que negocian directamente en Bruselas para la agricultura y pesca, o también con los vecinos marroquíes. Hombre curtido en la diplomacia y la gestión, con buena mano izquierda, a pesar de que siempre fue de derecha, y está ahí desde la AP de Fraga. En algunas cosas, hasta se parece a Luis Planas, el candidato socialista malogrado, con el que mantiene buenas relaciones, como suele pasar entre las personas con una cierta preparación, al margen de las ideologías.

Arias Cañete no sería un candidato apartado de las realidades electorales, sino que presidió el Comité Electoral del PP y fue una de las personas de máxima confianza de Rajoy en los tiempos más duros de Mariano; no los de ahora, sino cuando perdió dos veces frente a Zapatero. Por lo demás, no sería un candidato sevillano, lo que apreciarían en las otras siete provincias. Además de que se presentaría por Cádiz (otra coincidencia con Chaves). Le queda el punto negro de que sería acusado de ser un señorito de Jerez. ¿Y qué? Siempre se dirá que el candidato del PP es un señorito o señorita: de Jerez, de Sevilla, o de donde sea. Pero Miguel, del que se recordaría que se casó con una Domecq, monta en moto mejor que en caballo.

El PP tiene otros aspirantes. No habrá primarias y puede salir cualquiera. Las primarias ya se ha visto que no sirven para nada. Tampoco es bueno perder el tiempo. Ni desaprovechar a los candidatos mejores, como sería Arias Cañete, a los que más puedan aportar a Andalucía, para imitar los perfiles cortitos de los rivales.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios