La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Los fantasmas del Florida

Fue presentado como un "modelo de modernidad" racionalista de "simplista desnudez, sobria y seria"

El cine Florida va a ser un hotel (¡otro!, Sevilla va en camino de ser Las Vegas del sur de Europa). Para mayor precisión habría que decir que lo que se va a convertir en hotel es lo que queda del Florida, que debe ser muy poco o nada -salvo la fachada de pisos, que está protegida- tras la larga historia de su destrozo: tras ser uno de los mejores cines de Sevilla fue compartimentado como multicine para acabar como un salón recreativo infantil -Fort Lukas- y después llevarse muchos años cerrado. Algo entre Cinema Paradiso y Los fantasmas del Roxy de Serrat ("Yo fui uno de los que lloraron / cuando anunciaron su demolición"). Lo lloré, sí, como Serrat al Roxy, porque allí, además de ver en estreno La gran evasión, Aquellos chalados en sus locos cacharros o Sonrisas y lágrimas, viví, exactamente el 15 de julio de 1966, una de las experiencias más fuertes que haya sentido en una sala de cine: West Side Story en la pantalla gigante y el apabullante sonido envolvente del Todd-AO 70 mm del Florida.

Mucho de personal hay en esto, por lo tanto. Pero también de objetivo. La pérdida de los grandes cines de Sevilla -solo vivo el Cervantes y con remotas posibilidades de recuperación el Lloréns y el Imperial- ha dañado gravemente el patrimonio de la ciudad. A la destrucción del Pathé modernista, el Coliseo regionalista, el Lloréns neomudéjar o el Palacio Central y el Bécquer racionalistas se sumó la del también racionalista Florida, obra última del arquitecto prematuramente fallecido Gabriel Lupiáñez en colaboración con Rafael Arévalo, autores también del Cabo Persianas: el 11 de diciembre de 1941 se anunciaba en la prensa la inauguración del cine Florida y un mes más tarde, el 19 de enero, fallecía a los 43 años el joven arquitecto.

El Florida fue presentado por la prensa de la época como un "modelo de modernidad y sobria elegancia" del que, muy en su línea racionalista, se valoraba su "simplista desnudez, sobria y seria, sin detallismo adornista, toda ella un verdadero alarde de modernidad". La obra se ejecutó sobre una modesta sala de proyecciones y variedades cuyo origen se remontaba a 1918. De haber seguido siendo un cine el año pasado habría cumplido un siglo. Pero ningún teatro o cine, salvo el Cervantes, ha logrado superar el siglo con vida. El San Fernando lo hizo, pero fue derribado en 1973 cuando contaba 126 años. Sevilla, ya saben…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios