La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

¿Una oposición de Wikipedia en Sevilla?

El concejal Pepelu debe ser más riguroso. No queda nada del 29 en el café Montpensier que promovió el Loco de la Colina

¿Una oposición de Wikipedia en Sevilla?

¿Una oposición de Wikipedia en Sevilla?

Un concejal de la oposición en el Ayuntamiento de Sevilla no puede denunciar el mal estado de conservación del edificio del antiguo Café Montpensier alegando que está en peligro un pabellón de la Exposición de 1929. Estamos ante un caso de oposición de Wikipedia, de ignorancia combinada con osadía o meramente de desahogo. José Luis García, concejal del PP, debe ser más riguroso en las denuncias que tanta falta hacen para ejercer la fiscalización y el control del gobierno. No debe incurrir en el ridículo cuando asigna a ese edificio una antigüedad de casi cien años, e incluso dice que se trata del "antiguo Bandalai", lo que produce de inmediato una sonrisa. Hombre, Pepelu, como es conocido en el grupo popular, puestos a buscar una denominación anterior al edificio, basta un poco de documentación, para saber que aquello, antes que discoteca con varias denominaciones, fue sobre todo y por encima de todo uno de los dos cafés que el Loco de la Colina, Jesús Quintero, abrió en Sevilla para realce de la ciudad. Aquello se llamo el Montpensier durante los años que abrió. Y era elegante como pocos establecimientos de hostelería lo han sido. Cerró porque Quintero nunca fue un gran empresario, sí ha sido un emprendedor valiente con buenas ideas.

¡Más quisiéramos algunos que el inmueble fuera de 1929, fecha de la que por desgracia no queda prácticamente nada en la finca! Quizás Pepelu es de esa generación que viaja en el Metro y anuncia a voz en grito: "¡Quillo, nos bajamos en Blas!". Y el considerado padre de la Patria Andaluza queda reducido a un monosílabo que cualquiera confunde con el personaje de Barrio Sésamo de interminables diálogos con Epi. Más le valdría al grupo popular en el Ayuntamiento tener más rigor a la hora de efectuar su trabajo, porque lo del Pabellón de Cristal del 29 que está en peligro ha sido un choteo. A este paso, nuestro incombustible Pepelu ve ruinas romanas en el mal llamado Estadio Olímpico y los cimientos de la Alhambra bajo el pavimento de adoquines de cualquier calle del centro.

Hay que tener mucho cuidado con Wikipedia, ser prudentes y, sobre todo, trabajar. Pepelu ha quedado en el Ayuntamiento de Sevilla a la altura de Carmen Calvo en el Gobierno cuando elogia en las redes sociales el trabajo de "actrices y actores" de una obra que consiste en un monólogo. Merecemos representantes que muestren más interés, mas dedicación, menos impostura y menos fatuidad. En los años del Montpensier, el portavoz Beltrán Pérez, jefe directo de Pepelu en el Ayuntamiento, estudiaba Derecho en unas caracolas a menos de 50 metros. Por allí andaban también Susana Díaz y algunos otros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »