La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Sea donde sea, el toro de Bilbao

Temporada absolutamente perdida la de 2020 y secuelas que en nada benefician a la Fiesta. Un año largo de plazas cerradas y toros que se amontonaron en el campo a pesar de la gran cantidad de ellos que fueron a la muerte sórdida en el matadero. Se quedaron tantos en la dehesa que en este 2021 en que poco a poco está reabriéndose alguna que otra plaza nos encontramos con unos morlacos enormes y pasados de edad, supervivientes del año en blanco. Y así nos encontramos con la desmesura en el reciente San Isidro de que saliese en Vista Alegre el toro de Las Ventas. Lo último, el que salió el sábado en Nimes, más propio de Bilbao que de la amable localidad gala. Y como gran perjudicado, el sevillano Juan Ortega, al que echaron prácticamente a los leones con un lote imposible por edad, saber y volumen. Y ocurrió en una plaza de su apoderado; vivir para ver.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios