Federico Jiménez de Cisneros

¿Mujer trabajadora? Mi madre

Hace pocos años, cuando se celebraba con dignidad y respeto el Día de la Mujer Trabajadora, un profesor en clase, después de explicar el sentido del día 8 de marzo, pidió a sus alumnos que cada uno nombrara una mujer trabajadora.

Inmediatamente, un alumno exclamó con vehemencia: “¿Mujer trabajadora? ¡Mi madre!”. Y, ante las sonrisas de sus compañeros, explicó que su madre había dejado su trabajo para dedicarse al cuidado y la educación de sus hijos, y que como madre de familia había trabajado mucho más que si se hubiera dedicado a una jornada laboral, y que además un tiempo tuvo que compaginar su dedicación a la familia con el trabajo fuera de casa, y que, en fin, si había que mencionar una mujer trabajadora, el primer nombre que venía a su cabeza era el de su madre.

Y el profesor agradeció vivamente su explicación, porque es fácil olvidar el día 8 de marzo precisamente a las mujeres más trabajadoras, aquellas que compaginan la dedicación familiar con el trabajo fuera de casa. Para todas las mujeres trabajadoras, pero para las madres de familia especialmente, nuestro reconocimiento y nuestro agradecimiento, pero no sólo el 8 de marzo, sino todos los días de todos los años. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios