Estepa

La campaña del mantecado cerrará con un crecimiento superior al 3%

  • El Consejo Regulador de la IGP superará el objetivo de las 22.000 toneladas 

  • La mejoría de la economía familiar y el esfuerzo por ajustar márgenes han sido claves

  • La bajada del paro en la comarca ha sido del 6,7%

Un surtido de dulces de Estepa con una vista de la localidad desde el Cerro de San Cristóbal. Un surtido de dulces de Estepa con una vista de la localidad desde el Cerro de San Cristóbal.

Un surtido de dulces de Estepa con una vista de la localidad desde el Cerro de San Cristóbal. / M. G.

Justo cuando su consumo comienza a generalizarse en los hogares, a las puertas de la Navidad, la campaña de fabricación de mantecados y polvorones en Estepa ha entrado en su fase final. Arrancó en agosto y, según los datos que ha adelantado este jueves el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida (IGP), se va a cumplir e "incluso superar" el objetivo de las 22.000 toneladas de producto que se marcaron para este año. 

Ello supondrá un crecimiento entre el 3 y el 5% de la producción con respecto a la campaña de 2017, señala Eusebio Olmedo, presidente del Consejo Regulador de las IGP del Mantecado y el Polvorón de Estepa.

"En esta campaña 2018, además de la confianza que imprime en los consumidores la garantía de calidad de nuestras IGPs, se ha notado la mejora de la economía familiar", que se une la tradición de consumir estos dulces en Navidad, que ha hecho que el sector se mantenga incluso en los años de crisis. Entonces, cayeron las ventas, porque las empresas dejaron de regalar cestas o dulces de productos, aunque el consumidor particular siguió apostando por los dulces estepeños.

El consejo regulador destaca también la importancia que tiene en estos "buenos datos" el "esfuerzo" de las 19 fábricas amparadas en la IGP "por ahorrar costes y bajar márgenes, con el fin de que el producto esté al alcance de todas las personas". 

19 de las 22 fábricas de mantecados están dentro de la Indicación Geográfica Protegida

Con respecto a la facturación, "también espera superarse, gracias al incremento en la producción y las mejores ventas, sin embargo, aún es pronto para concretarlo". El año pasado llegó a los 70 millones de euros, lo que convierte al sector en el principal motor económico de Estepa, donde estos días el paro baja de forma importante, en este año ha sido del 6,7%.  

Sólo las fábricas de dulces navideños generan 4.500 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Según el sector, es el mejor dato de los últimos 10 años y supone casi el pleno empleo en Estepa, con la campaña de la aceituna. El aceite de oliva virgen extra tiene también IGP.

Todo ello se ha convertido, además, en un atractivo turístico para la población, ya que muchas de las fábricas organizan visitas y actividades complementerias para las visitas que se producen en diciembre, con el apoyo de ls administraciones local y autonómica.

El presidente del Consejo, Eusebio Olmedo, explica que en la semana previa al 24 de diciembre, "las empresas pararán unos días, lo que les servirá de vacaciones a trabajadores, trabajadoras y empresas. Pero cuando pasen unos 20 días se volverá al trabajo, bien para preparar la próxima campaña y, en algunos casos para elaborar otro tipo de productos como los dietéticos o bajos en calorías, con los se quiere romper la estacionalidad del sector". 

En estos datos no están incluidos los de las tres fábricas de dulces que no están dentro del Consejo Regulador de las IGPs del Mantecado y el Polvorón de Estepa, un sello que otorga la UE para certificar que se sigue la fabricación tradicional, en las proporciones y con los ingredientes de siempre, en matencados y polvorones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios