Provincia

Ingresa en prisión el Barriga por el homicidio de Brenes

Policías locales de Brenes, en la casa de la calle Cervantes donde fue detenido el sospechoso. Policías locales de Brenes, en la casa de la calle Cervantes donde fue detenido el sospechoso.

Policías locales de Brenes, en la casa de la calle Cervantes donde fue detenido el sospechoso. / Raúl Caro / EFE

El juzgado de Guardia de Lora del Río decretó la tarde del sábado el ingreso en prisión provisional de José Antonio Sánchez Barriga como presunto autor del homicidio ocurrido la noche del viernes en una vivienda de Brenes. Barriga, como se le conoce en el pueblo, fue el testigo principal del caso Arny y tiene ya a sus espaldas tres muertes violentas. Tiene también antecedentes por robos con violencia y ha pasado media vida en la cárcel.

El crimen por el que ha vuelto a estar privado de libertad se cometió poco antes de las nueve de la noche del viernes en una casa de la calle Morales Gómez, una vía peatonal del centro de Brenes. En la planta alta de la vivienda se produjo una pelea entre varias personas, entre ellas el dueño de la casa, un conocido delincuente y toxicómano de la localidad. En esa trifulca murió un hombre de 53 años, cuya identidad respondía a las iniciales J. M. A. F. Era natural de Constantina, donde se le conocía con el apodo del Fanfulla.

La víctima sufrió al menos dos cortes profundos, uno en el cuello y otro en la cabeza, lo que le hizo perder una gran cantidad de sangre. El arma empleada en el crimen fue una herramienta agrícola de corte llamada calabozo, parecido a un machete o hacha pequeña. 

Otras dos personas más resultaron heridas en la reyerta. Uno es el dueño de la vivienda y la otra la pareja de la víctima, una mujer de mediana edad que recibió un fuerte golpe en la cabeza, asestado también con el calabozo. 

El autor confeso del crimen dejó el calabozo en la puerta de una vivienda colindante y huyó, aunque fue detenido poco después por la Policía Local de Brenes y la Guardia Civil en la azotea de la casa de otro toxicómano, en la calle Cervantes. En el momento de su arresto, confesó a los agentes la autoría del homicidio y les indicó dónde había dejado el arma.

El autor confeso del crimen de Brenes, en una imagen reciente. El autor confeso del crimen de Brenes, en una imagen reciente.

El autor confeso del crimen de Brenes, en una imagen reciente. / M. G.

El sospechoso, de 43 años, fue puesto a disposición judicial la tarde del sábado en los juzgados de Lora del Río. Sobre las ocho de la tarde, el juez decretó el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de Sánchez Barriga como presunto autor de un delito de homicidio. 

Es el tercero en su historial delictivo. El primero se produjo cuando era menor de edad, antes de que su denuncia destapara el caso Arny, el escándalo de prostitución homosexual de menores en un pub de Sevilla a mediados de los años noventa, que implicó a numerosas personas famosas y que supuso una conmoción en una ciudad que todavía se enorgullecía del éxito de la Expo 92.

Durante las sesiones del juicio del Arny, al salir de los juzgados, atracó a punta de navaja unos turistas y a unos estudiantes en el Parque de María Luisa y en el Prado de San Sebastián. Por ambos robos con violencia e intimidación fue condenado a cinco años de prisión. Salió en diciembre de 2003 y no duraría ni cuatro meses en libertad. En marzo de 2004 mató a un hombre de 72 años con el que había concertado una relación homosexual en unas porquerizas de La Rinconada. Lo hizo asestándole golpes con una viga de hormigón. Después, le robó el coche y sus pertenencias, aunque se dejó olvidada su cazadora en el vehículo.

Por este crimen aceptó una pena de 15 años de prisión. Salió de la cárcel a mediados del año pasado y regresó a su pueblo, Brenes, donde el viernes volvió a cometer otro homicidio, que le ha devuelto al sitio que parece ser su verdadero hogar, la cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios