Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Educación

Los padres del CEIP Cervantes de Dos Hermanas protestan por el cierre del colegio

  • Las familias se concentran este viernes ante el Ayuntamiento para exigir que la escuela no se fusione con el Vicente Aleixandre

  • La Junta ofertará plaza para niños de tres años en este centro el próximo curso 

Fachada principal del CEIP Cervantes, en Dos Hermanas. Fachada principal del CEIP Cervantes, en Dos Hermanas.

Fachada principal del CEIP Cervantes, en Dos Hermanas. / Víctor Rodríguez

Los padres del CEIP Cervantes, en Dos Hermanas, saldrán a la calle para exigir que este centro educativo no se extinga. Así lo ha hecho saber la AMPA Dulcinea, que ha convocado para mañana, viernes 21 de febrero, una concentración ante el Ayuntamiento nazareno para pedir la continuidad de este colegio, en cuyo solar está previsto que se construyan viviendas sociales. 

Como adelantó este periódico, la Delegación territorial de Educación dio el visto bueno a la propuesta presentada por el Consistorio de la localidad para fusionar el CEIP Cervantes con el Vicente Aleixandre, centros muy cercanos. 

La fusión supondrá la extinción del Cervantes, un colegio con medio siglo de existencia y que el pasado año saltó a los medios de comunicación después de que Diario de Sevilla diera a conocer que una alumna con autismo había sufrido, presuntamente, tratos vejatorios por parte de dos maestras.  

Con tal fin, el Ayuntamiento de Dos Hermanas había iniciado años antes un proceso mediante el cual cambiaba el uso del solar donde se encuentra el Cervantes, con el propósito de construir en él pisos sociales. Por tal motivo, y contando siempre con el visto bueno de la Junta, el gobierno que preside Francisco Toscano había solicitado a Educación que el próximo curso no se ofertara ninguna plaza para alumnos de tres años en este colegio y que se dotara al Vicente Aleixandre de una unidad más para esta edad. 

Acuerdo entre Junta y Ayuntamiento

El acuerdo se había alcanzado después de tres reuniones entre el Ayuntamiento nazareno y la Delegación territorial de Educación. Sin embargo, al trascender la noticia, se encontró con la oposición de buena parte de la comunidad del Cervantes, que obligó al gobierno local a cambiar parte de sus planes. De esta forma, comunicó al departamento que dirige Marta Escrivá que ofertara el próximo curso, de nuevo, plazas para niños de tres años en este centro educativo, por lo que el Cervantes y el Vicente Aleixandre volverán a tener una unidad, cada uno, para el inicio del segundo ciclo de Infantil. 

Lo que sí continúa en marcha es el proceso de fusión de ambos colegios, que empezará a negociarse en octubre. Por tal motivo, las familias han decidido salir a la calle a mostrar su repulsa contra la extinción del Cervantes. Consideran que esta unión puede suponer "la separación de hermanos en distintas escuelas" y que dicho centro educativo debe mantenerse por ser "un referente de una formación de calidad". 

La Junta ya aclaró que, en caso de materializarse la fusión, el personal docente se integraría con el del Vicente Aleixandre, por lo que estos profesionales no perderían su plaza. También explica que, al optarse por una fusión de centros absoluta y no gradual, los hermanos no estarán separados por colegios distintos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios