El equilibrio de fuerzas tras el 26-M

El PP sigue en caída libre en Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y Utrera

  • La formación cree que, aquí sí, les ha perjudicado el que se presenten nuevos partidos

La junta directiva provincial del PP, que se celebró el pasado martes, tras los comicios. La junta directiva provincial del PP, que se celebró el pasado martes, tras los comicios.

La junta directiva provincial del PP, que se celebró el pasado martes, tras los comicios. / D. S.

El PP de Sevilla culminó la noche electoral del 26-M con cierta satisfacción. Mantuvo con mayoría absoluta las alcaldías de Tomares, Villanueva del Ariscal, Pilas y Herrera, donde ya la tenía.

A éstas sumó otras, en las que gobernaba en minoría o con pacto, como Carmona, Lora del Río y Mairena del Alcor. Recuperó Burguillos, donde Domingo Delgado podrá gobernar de nuevo sin apoyos, y de forma sorpresiva, también triunfó en Los Molares, con un “cunero” –candidato que se presenta por un municipio en el que no vive, pero donde se curró la candidatura– que gobernará con mayoría absoluta.

Además, María Eugenia Moreno, después de varios mandatos trabajando duro en la oposición de Huévar, en el que se han sucedido 36 años de gobierno socialista, se colocó también como la más votada.

En su conjunto, sólo ha tenido 28 concejales menos que en 2015, aunque pierde dos representantes en la Diputación, por el Partido Judicial de Sevilla, y se queda con cinco.

Pero estos resultados, en un momento delicado para las siglas, no pueden hacer olvidar las enormes dificultades que el PP sigue teniendo, no ya para crecer, sino para consolidarse como referente en la oposición en los grandes ayuntamientos del área metropolitana.

En una treintena de municipios no tiene concejales

Los ejemplos son claros. El PP se queda con sólo dos concejales en Dos Hermanas, donde es cuarta fuerza, por detrás del PSOE, Adelante y Cs y ha perdido más de 2.000 votos con respecto a las municipales de 2015, después de terminar con dos de los cuatro concejales que sacó entonces como no adscritos.

En Alcalá de Guadaíra, se ha quedado con tres, empatado con Cs, al que sólo le saca 100 votos que evitan el sorpasso, pero por detrás de Adelante. Se ha dejado más de 2.000 votos en el camino y dos concejales, muy lejos de los nueve que cosechó en 2011, en su mejor momento.

Más grave es lo de Utrera, que es el cuarto municipio en población de Sevilla y donde se ha quedado sin representación.

En La Rinconada, un municipio que se acerca ya a los 40.000 habitantes, sólo tiene un edil.

El secretario del PP de Sevilla, Juan de la Rosa, reconoce estos problemas, que no son nuevos. Pero atribuye la caída de ahora a que, aquí sí, les han afectado los nuevos partidos, que han reforzado a alcaldes y restado por la oposición.

En Dos Hermanas y La Rinconada es difícil penetrar con alcaldes tan consolidados, reconoce. En el caso de Utrera, achaca el que se hayan quedado sin representación a la candidatura del ex alcalde andalucista, Curro Jiménez.

Con todo, se muestra confiado en que se remontará con los equipos y proyectos que se han constituido y el respaldo de la estructura del partido.

En este sentido, destaca que el PP es un partido fuerte, a diferencia Cs y Vox, con escasa estructura en la provincia, que terminarán en “bluf”. También destaca que el PP ha presentado listas en los 106 municipios, con 1.676 integrantes, con el esfuerzo que ello supone.

Pese a ellos,  se ha quedado sin representación en una treintena: Algámitas, Almadén, Aznalcóllar, Badolatosa, La Campana, Cañada Rosal, Casariche, Castiblanco (donde gobernó con el PSOE), Castilleja del Campo, El Castillo de las Guardas, Constantina, El Coronil, Los Corrales, Fuentes, El Garrobo, Gilena, Lantejuela, La Lusiana, Marinaleda, Martín de la Jara, Las Navas, El Palmar de Troya, Paradas, Pedrera, Peñaflor, Pruna, Puebla de los Infantes, El Real de la Jara, Tocina y Utrera. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios