Betis Mandi, con el espejo de Bartra

  • El Betis y el central retoman las conversaciones para una renovación frenada en su momento por las exigencias económicas del franco-argelino

  • La crisis del mercado cambia el escenario de la negociación

Mandi, durante un entrenamiento. Mandi, durante un entrenamiento.

Mandi, durante un entrenamiento. / LaLiga

Si el Betis encaminó con celeridad las renovaciones de Canales, Joaquín o Guardado, la de Mandi ha estado enquistada. Los primeros contactos entre el club verdiblanco y el central se remontan a hace meses, pero las diferencias frenaron un posible acuerdo. Las partes, tras darse un tiempo que ha coincidido con esta crisis de la Covid-19, han vuelto a retomar las conversaciones en los últimos días, a la espera de encontrar ese punto de entendimiento que permitiera la continuidad de Mandi en el Betis.

Las altas exigencias económicas del franco-argelino, que mantiene el mismo contrato con el que firmó en el verano de 2016 en tiempos de Miguel Torrecilla como director deportivo bético, provocaron ese distanciamiento. Mandi entiende que se ha ganado en el terreno de juego colocarse dentro de los primeros escalones salariales de la plantilla, como ocurre en el caso de su compañero de zaga Marc Bartra, una petición que no fue aceptada por la entidad y que ahora, en tiempos de crisis económica, parece aún más complicada.

También apela Mandi a las altas exigencias que ha mostrado el Betis en el pasado, cuando lo tasó en 30 millones de euros, lo que alejó a cualquier posible comprador, por lo que ahora el central, que no realiza declaraciones a los medios de comunicación, entiende que el club también debería colocarlo a esa altura.

Otro factor que emplea Mandi es su presencia en el equipo. Aunque le costó asentarse en su primera temporada como verdiblanco, en la que acabó disputando 26 encuentros de Liga, el central sí fue indiscutible para Quique Setién, que incluso lo puso por delante de Germán Pezzella en sus preferencias, lo que acabó provocando la salida del central argentino. En las dos temporadas con el cántabro en el banquillo, Mandi disputó 34 y 35 partidos de Liga, respectivamente, al verse también favorecido por el cambio de sistema a la línea de tres centrales. La llegada de Rubi tampoco cambió esa dinámica del franco-argelino, que ha disputado 22 partidos de Liga en esta campaña, aunque, curiosamente, fuera suplente en el último antes de la suspensión del campeonato.

Mandi, en el entrenamiento de ayer. Mandi, en el entrenamiento de ayer.

Mandi, en el entrenamiento de ayer. / Fernando Ruso / LaLiga

Con contrato hasta 2021, al igual que su compañero de zaga, el hispano-marroquí Zou Feddal, en el Betis se entiende que el caso Mandi debe quedar zanjado cuanto antes, ya sea para sellar una ampliación de contrato, como es lo deseado, o para que el central presente una oferta que pueda ser aceptada por la entidad.

La situación del mercado también supone un cambio de escenario con respecto a los meses anteriores. La crisis económica, que ha golpeado con fuerza en Francia, donde se ha suspendido el campeonato con el consiguiente perjuicio económico para los clubes de la Ligue 1, le quita opciones en el país donde mantiene mejor cartel, por lo que, ahora mismo, sus opciones pasarían por firmar una renovación con el Betis o aguantar un año en Heliópolis hasta terminar su contrato y negociar como agente libre.

Pese a su carácter introvertido, en el Betis se valora positivamente su compromiso y su capacidad de trabajo. De hecho, Mandi se ha ido ganando el respeto del vestuario hasta convertirse en uno de los capitanes, un elemento más para que se busque ese entendimiento entre el Betis y el futbolista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios