Betis Pellegrini, vuelta a empezar

  • El choque con la realidad en San Mamés obliga al entrenador a reconsiderar sus planes iniciales

  • Del bajo rendimiento individual a la autocrítica colectiva

Manuel Pellegrini, pensativo, dialoga con Alexis en un entrenamiento. Manuel Pellegrini, pensativo, dialoga con Alexis en un entrenamiento.

Manuel Pellegrini, pensativo, dialoga con Alexis en un entrenamiento. / Juan Carlos Vázquez

La abultada derrota en San Mamés ha abierto una herida en el Betis. Aunque la lesión de Sergio Canales hacía presagiar dificultades a medio plazo, ni Manuel Pellegrini ni nadie de su cuerpo técnico esperaban una debacle como la sufrida ante el Athletic, un rival que sólo había anotado siete goles antes de recibir al Betis, lo que ha llevado al técnico a unas jornadas de reflexión.

Si tras el varapalo de Getafe, Pellegrini se puso firme con sus jugadores pero manteniéndose inamovible en sus propósitos, ahora la situación es distinta. El técnico ya admite que debe cuestionarse su planteamiento inicial, después de no poder corregir la tremenda debilidad de su equipo, el más goleado de Primera (21). "Estamos en el camino correcto", había dicho Pellegrini tras la goleada encajada en el Camp Nou. "No creo que estemos tan mal como dicen las cifras", llegó a comentar el chileno en una entrevista a pie de campo minutos antes de jugar ante el Athletic.

El desarrollo de los acontecimientos en San Mamés cambió el discurso de un Pellegrini que se pasó la mayor parte del segundo tiempo hundido en su banquillo, sin capacidad de respuesta para lo que sucedió en el césped. "Es una derrota muy dura, con una fragilidad defensiva alarmante. Concediendo tantos goles en contra es difícil hacer un equipo competitivo. Hay que hacer una autocrítica muy fuerte con el cuerpo técnico y con los jugadores para ver cómo mejoramos", expuso el técnico, que realizó esa terapia de grupo en el entrenamiento del martes. "Estamos buscando funcionamientos distintos, con nombres distintos, hoy cambiamos los centrales, pero tiene que ser una conciencia de todo el equipo. También tenemos que revisar lo que estamos haciendo, quizá queremos ser un equipo demasiado ofensivo", apuntó Pellegrini, que precisamente le viene dando vueltas a esa idea de cara al futuro.

Pellegrini, en San Mamés. Pellegrini, en San Mamés.

Pellegrini, en San Mamés. / Europa Press

El técnico fue la apuesta de Ángel Haro y José Miguel López Catalán, con el beneplácito de Antonio Cordón, para darle una vuelta completa a un Betis que finalizó decimoquinto el pasado campeonato. Sin apenas refuerzos –el director general deportivo hizo cuatro fichajes y sólo Claudio Bravo es titular–, la mejoría atisbada en el equipo verdiblanco en la pretemporada y el arranque liguero ha quedado en un espejismo y el doloroso choque con la realidad sufrido en Bilbao ha hecho temblar los cimientos de la entidad heliopolitana.

A la espera de la recuperación de Nabil Fekir, Pellegrini medita cómo darle una vuelta de tuerca a su equipo, en lo que debe significar casi como un nuevo comienzo a partir de la jornada décima. "He visto muchos partidos del Betis y coincido en que la cantidad de goles concedidos han sido muchos para un equipo que pretende tener aspiraciones. Hay que empezar un trabajo nuevo con una base realizada", manifestó Pellegrini durante su presentación como entrenador del Betis. Casi cuatro meses y medio después, el chileno necesita regresar al inicio y buscar una nueva fórmula con la que hacer competitivo a su equipo.

Cuatro victorias –ante Alavés, Valladolid, Valencia y Elche– ha sumado el Betis en este inicio del campeonato, mientras que ha acumulado seis derrotas, todas ellas ante los rivales que estarán en la pelea por Europa –Real Madrid, Getafe, Real Sociedad, Atlético de Madrid, Barcelona y Athletic–, lo que lo ha supuesto un freno a sus aspiraciones.

William Carvalho junto a Miranda en un entrenamiento. William Carvalho junto a Miranda en un entrenamiento.

William Carvalho junto a Miranda en un entrenamiento. / Juan Carlos Muñoz

También espera Pellegrini un mejor rendimiento de jugadores en los que depositó su confianza desde el inicio. Desde la portería a la delantera, apenas Canales hasta su lesión y Tello han rendido según lo esperado por el entrenador. Futbolistas de peso en la plantilla como William Carvalho o Nabil Fekir han aparecido con chispazos, lo que supone una rémora para un equipo que tampoco va sobrado de calidad en su fondo de armario.

Las dificultades económicas, con el tope salarial sobrepasado, llevaron a que el Betis apostase por mantener el bloque del pasado año más la incorporación de cuatro fichajes a coste cero, el regreso de Sanabria tras su cesión al Genoa y la incorporación de otros futbolistas como Aitor Ruibal o Paul para completar la plantilla a bajo coste.

En apenas diez jornadas, todo el plan ha quedado en cuestión, comenzando por el del entrenador verdiblanco, un Pellegrini que ayer tuvo una jornada de reflexión para buscar soluciones con celeridad para un equipo en caída libre.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios