Real Sociedad - Betis | Uno a uno Tello y un síntoma de banquillo

  • Sólo el extremo metió picante en un Betis discontinuo y agotado

Oyarzabal golpea ante Sidnei para lograr el definitivo 2-1. Oyarzabal golpea ante Sidnei para lograr el definitivo 2-1.

Oyarzabal golpea ante Sidnei para lograr el definitivo 2-1. / Javier Etxezarreta / Efe

Comentarios 1

Si preocupante fue el Betis que compareció en Vallecas, tras una pausa liguera que debía servir para recargar las energías, las sensaciones tampoco mejoraron ante la Real Sociedad en Anoeta, a la vez que en esta ocasión la Real sí castigó a ese equipo desdibujado con una derrota que lo aleja del objetivo europeo.

Cambió el sistema Quique Setién desde el inicio, con una defensa de cuatro jugadores en la que Sidnei ejercía de lateral izquierdo, pero el problema del Betis ya no sólo se queda en el dibujo táctico sino que ahora se vislumbra a un equipo agotado, que regala ocasiones y le cuesta un mundo ponerse de gol. Si encima el entrenador retira al mejor jugador sobre el césped, un Tello que estuvo presente en casi todas las acciones de peligro, las posibilidades de obtener algo positivo se reducen al mínimo.

La pizarra La pizarra

La pizarra / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

Con jugadores que fueron protagonistas el pasado año al margen de los planes del técnico –Javi García y Sergio León–, con otros que deberían ocupar un lugar principal fuera de tono –Lo Celso y Bartra– y con unos refuerzos invernales que no han dado ese paso adelante que se demandaba, el Betis parece ahora mismo muy lejos de sus rivales por Europa.

Defensa

El cambio de esquema no mejoró el rendimiento defensivo y la Real generó numerosas llegadas a la portería de Pau López. El 1-0 llegó en la enésima mala defensa de un córner –aunque el mismo fuera concedido erróneamente–; el 2-0, tras una pérdida de Diego Lainez en la medular que dejó el campo abierto a los visitantes.

La medular verdiblanca ha perdido fuelle y al equipo le cuesta un mundo recuperar en campo rival. Además, cualquier error dejaba espacios para las carreras de Oyarzabal, Juanmi e incluso Sandro y sólo la falta de eficacia realista permitió que el Betis llegase con vida hasta casi el final.

Ataque

Sin capacidad de asociación y desborde entre Canales y Lo Celso, el Betis se quedó pendiente de las alas, sobre todo de un Tello, que, partiendo como extremo, apareció con su velocidad para desbordar y generar ocasiones. Todo el fútbol del Betis estuvo en sus botas, menos esa ocasión de Joaquín, en la que los verdiblancos tuvieron el partido.

Virtudes

Tello es extremo y lo demostró.

Talón de Aquiles

Muy feble y discontinuo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios