La planificación del Betis

Entre la calma y la necesaria seducción

  • Serra, sin prisas ante el elevado precio del mercado, sí trabaja en posicionarse con las opciones A

El vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, en un acto del club. El vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, en un acto del club.

El vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, en un acto del club. / juan carlos muñoz

A falta de un mes para comenzar la pretemporada, Lorenzo Serra Ferrer continúa trabajando a destajo para perfilar la plantilla verdiblanca. Mikel Merino, Borja Mayoral, Álex Moreno... Nombres que siguen encima de la mesa y cuyas incorporaciones poseen aristas por resolver que las dejan en el aire. Tampoco tiene excesiva prisa el vicepresidente deportivo, que pretende huir de la excesiva inflación con la que ha comenzado este mercado estival, pero que sí trabaja en ese proceso de seducción de las opciones A de su agenda.

Una de las prioridades de esta nueva planificación pasa por la llegada de un pivote, una incorporación independiente incluso del futuro de Fabián. Los técnicos quieren aumentar la competencia en la medular e incluso se plantea la opción de que Javi García pueda actuar como central en más partidos que la pasada temporada. Ahí el preferido es Mikel Merino, pero el Newcastle no está poniendo facilidades a un posible traspaso, a la vez que la Real Sociedad se ha metido con fuerza en la puja. Tanto Roberto Olabe, director deportivo del equipo donostiarra, como el entrenador, Asier Garitano, consideran a Merino un refuerzo ideal para completar una medular que ha perdido a Xabi Priero, de ahí que estén dispuestos a poner una alta cifra encima de la mesa, sobre todo si la Real hace caja con una millonaria venta de Odriozola. El Betis está dispuesto a hacer un esfuerzo por el centrocampista navarro, muy del gusto de Setién, pero tampoco quiere pagar mucho más de los ocho millones de euros que abonó el conjunto inglés al Dortmund el pasado verano.

De los cedidos que regresan sólo Narváez y Álex Alegría podrían iniciar la pretemporada

Otro nombre que gusta a los técnicos béticos es el de Álex Moreno, el lateral izquierdo del Rayo que ha sido de los más destacados de Segunda. Los contactos entre el Betis y su entorno ya comenzaron hace meses, como reconoció el propio padre del jugador, aunque el club verdiblanco contaba con una salida de Durmisi antes de acometer la llegada del lateral catalán. Álex Moreno, mientras tanto, continúa a la espera de que el Betis reactive el interés, aunque equipos como el Eibar o el Girona también están sondeando su situación.

El adiós de Durmisi, una de las vías de ingresos previstas, se está complicando más de lo esperado. En enero, equipos turcos y alemanes ya mostraron interés por el lateral danés, de ahí que en el Betis se contase con ese dinero para acudir al mercado, pero la devaluación sufrida en los últimos meses, y agravada con su ausencia de la lista de Dinamarca para el Mundial, ha rebajado su precio de salida en el mercado.

En una situación parecida se encuentra Borja Mayoral, una de las opciones tanteadas por el Betis para la delantera. El internacional sub 21 del Madrid estaría encantado con jugar en el club heliopolitano, que le pondría un contrato de cinco años encima de la mesa, pero el Betis necesitaría hacer hueco en el ataque con la salida de alguno de sus delanteros, una cuestión que sólo parece posible en un breve plazo con Rubén Castro.

Y es que el capítulo de salidas es otro de los frentes abiertos en la entidad heliopolitana. Además de los cedidos que regresan, de los que sólo Narváez y Alegría podrían iniciar la pretemporada, el club también trabaja en el adiós de Rafa Navarro y escucha ofertas por Camarasa, uno de los refuerzos estrella de la pasada temporada y que no ha entrado demasiado en los planes de Setién.

Capítulo aparte merece la situación de Fabián. Una salida del palaciego, siempre por una cantidad cercana a su cláusula de rescisión de 30 millones de euros, supondría una inyección económica que permitiría acudir al mercado de una manera distinta, aunque el deseo de los técnicos, y sobre todo de Setién, pasa por la permanencia del palaciego en la plantilla al menos una temporada más. Incluso el sueño del entrenador sería el de juntar a Fabián con Dani Ceballos -Denis Suárez y Óliver Torres son otras alternativas de este perfil-, aunque para esa operación todavía es necesario esperar un tiempo.

Con este panorama en el mercado, Serra Ferrer mantiene la calma. No quiere el balear entrar en pujas imposibles a estas alturas que supongan un obstáculo para operaciones venideras, aunque sí envía mensajes y tantea a esas primeras opciones de su agenda que supondrían un salto hacia delante para este Betis del regreso a Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios