oficinas de farmacia

Los alimentarios son los trastornos mentales con más mortalidad

  • El Colegio de Farmacéuticos de Madrid, la Fundación Fita y la Fundación Cofares ponen en marcha una campaña para mejorar la detección precoz de estos problemas desde la farmacia

Representantes de las entidades implicadas en la iniciativa 'Stop Anorexia, Stop Bulimia'. Representantes de las entidades implicadas en la iniciativa 'Stop Anorexia, Stop Bulimia'.

Representantes de las entidades implicadas en la iniciativa 'Stop Anorexia, Stop Bulimia'. / m. g.

La anorexia y la bulimia son dos trastornos de los que prácticamente todo el mundo ha oído hablar, sin embargo la realidad sobre los mismos sigue siendo bastante desconocida. De hecho, el número de casos no solo no ha decrecido, sino que las primeras crisis aparecen cada vez a una edad más temprana. Así, si hace diez años la edad media de inicio eran los 15 años, actualmente los casos se detectan ya a los 13 años. Y es que lo peor de estos trastornos de la conducta alimentaria es que afectan especialmente a la población joven.

Es por ello que desde la Fundación Cofares, Fundación Fita y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, con el aval de la Asociación Española de Estudio de los Trastornos Alimentarios (Aeetca), se ha puesto en marcha la campaña titulada 'Stop anorexia Stop bulimia', que pretende ofrecer información útil desde las Oficinas de Farmacia de Madrid para poder prevenir este problema.

Como explicaba durante la presentación de la campaña Montserrat Graell, jefa de servicio de Psiquiatría y trastornos alimentarios del hospital Niño Jesús y presidenta de Aeetca, la primera idea a aclarar es que "son enfermedades mentales, no nutricionales". De hecho, debido a las consecuencias físicas y también a la importante tasa de suicidios, "se trata de la enfermedad mental con mayor mortalidad".

En este sentido, recuerda que "no se trata solo del peso, ya que de hecho puede haber malnutrición con un peso normal", sino que supone una verdadera disfunción psíquica en cuanto a "la construcción de la identidad, la creación de vínculos personales, dificultad para enfrentar situaciones de estrés y la presencia de traumas".

Se calcula que actualmente hay 400.000 personas con trastornos de la conducta alimentaria en España, lo que supone que afecta en torno al 1-4% de los adolescentes, teniendo en cuenta que en esa etapa el 90% de los casos son de mujeres.

Con un tratamiento adecuado la duración media del trastorno es de cuatro años, teniendo en cuenta que el 60% de estas jóvenes consiguen una remisión total, aunque en el 20% de los casos la enfermedad se cronifica. Aunque lo más importante es recordar que "esta enfermedad no se pasa, ni se cura sola", sino que necesita de un tratamiento multidisciplinar.

Es por ello que la experta insiste en la importancia de detectar los casos lo antes posible. En este sentido, esta campaña quiere recordar que los farmacéuticos son uno de los primeros eslabones del sistema sanitario, y que pueden servir como nexo de información a la hora de detectar los primeros síntomas. "Si se detecta a tiempo la recuperación es mucho más fácil y se evitan muchas secuelas", subraya Monserrat Graell.

Otro de los datos más desconocidos entre la población es que este tipo de trastornos se relaciona con una vulnerabilidad genética. "La herencia genética explica el 50% de los casos, pero solo se expresa a través de factores ambientales precipitantes", acuña Montserrat Graell. Algunos de estos factores son el sobrepeso en la infancia o la influencia cultural de los ideales de belleza, pero también el ambiente familiar, sobre todo en aquellas familias en las que se da mucha importancia a la imagen corporal o hay altos niveles de exigencia.

Como recordaba Eduardo Pastor, presidente de Cofares, estos trastornos son "la tercera causa de enfermedad crónica en adolescentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios