El Palquillo

El Arzobispado decreta que las hermandades tengan un delegado de Protección de Datos

  • Identifica al Fiscal como la persona idónea dentro de la junta de gobierno.

  • Deberán comunicar el nombre junto a un informe sobre su competencia técnica antes del 15 de marzo.

El Arzobispado decreta que las hermandades tengan un delegado de Protección de Datos. El Arzobispado decreta que las hermandades tengan un delegado de Protección de Datos.

El Arzobispado decreta que las hermandades tengan un delegado de Protección de Datos. / Daniel Rosell

El Arzobispado de Sevilla acaba de publicar un decreto para regular quién debe ejercer como delegado de Protección de Datos en las hermandades y cofradías de la Archidiócesis. La persona que ejerza de Fiscal en la junta de gobierno, o que desempeñe sus funciones con otra denominación, es la persona elegida para velar por el fichero con los datos de los hermanos.

El decreto firmado por el arzobispo, monseñor Juan José Asenjo, también determina que tanto las cofradías, como los Consejos locales de Hermandades, así como el resto de asociaciones públicas de fieles erigidas canónicamente en la Archidiócesis de Sevilla, así como las fundaciones canónicas y Cáritas Diocenas, deberán presentar antes del 15 de marzo a la persona física o jurídica que consideren idónea para que sea designada como delegado de Protección de Datos por el vicario general, Teodoro León. La propuesta deberá ser acompañada por un informe sobre su competencia técnica.

El Arzobispado exige, en virtud del decreto general sobre la materia publicado por la Conferencia Episcopal Española, que se deberá contar con una asesoría especializada en Protección de Datos cuando se proponga a una persona que forme parte de la junta de gobierno pero que no posea la adecuada competencia profesional y técnica.

Entre las competencias que tendrá este delegado de Protección de Datos, como se recoge en el decreto general de la Conferencia Episcopal Española, se encuentran:

  • Informar y asesorar al responsable, al encargado y a las personas empleadas que se ocupen del tratamiento de datos en el ámbito de su respectiva competencia.
  • Supervisar el cumplimiento del decreto general y demás normativa de protección de datos personales aplicable en su respectivo ámbito competencial, así como de las políticas del responsable o del encargado del tratamiento en materia de protección de datos personales, incluida la asignación de responsabilidades, la concienciación y formación del personal que participa en las operaciones de tratamiento, y las auditorías correspondientes.
  • Ofrecer el asesoramiento que se le solicite acerca de la evaluación de impacto relativa a la protección de datos y supervisar su aplicación de conformidad con el artículo 35 del decreto general.
  • Cooperar con la autoridad de control a través del delegado de Protección de Datos de la Conferencia Episcopal, que actuará como punto de contacto de la autoridad de control para cuestiones relativas al tratamiento, incluida la consulta previa a que se refiere el artículo 35, y realizar consultas, en su caso, sobre cualquier otro asunto.
  • Las demás establecidas en este Decreto General

 

Decreto del Arzobispado. Decreto del Arzobispado.

Decreto del Arzobispado. / D. S.

Además, en otro decreto el arzobispo ha designado a Teodoro León Muñoz, vicario general de la Archidiócesis, como delegado de Protección de Datos de la persona jurídica de la Archidiócesis de Sevilla, incluidos el Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Isidoro y San Leandro, el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla y la Casa Sacerdotal Santa Clara, las parroquias, el Cabildo Catedral Metropolitano y los Seminarios Diocesanos. Ejercerá esta función durante el tiempo que desempeñe el oficio de Moderador de la Curia Diocesana. 

El vicario estará asesorado por una comisión formada por técnicos en la materia, a los que podrá designar y cesar libremente.

La protección de datos se había convertido en un asunto pendiente para las hermandades. En los últimos meses han tenido que adaptar sus usos y costumbres tras la entrada en vigor el pasado 25 de mayo de la Ley de Protección de Datos de la Unión Europea. Uno de los colectivos más vulnerables eran los hermanos menores, por lo que se empezaron a dar los primeros pasos el pasado año.

Algunas hermandades, como la Macarena, también ha dejado de publicar el listado de la cofradía en el que aparecía los datos completos de los hermanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios