Obituario

El mundo de las cofradías llora la muerte de Alberto Gallardo

Alberto Gallardo, capataz de Sevilla

Alberto Gallardo, capataz de Sevilla

Cómo una preposición puede cambiar, por completo, el sentido de una oración pero jamás su concepto y su raíz. La Semana Santa de Sevilla, y muy concretamente el mundo del costal, se viste de luto por la muerte de Alberto Gallardo Aguilar, legendario capataz de nuestra fiesta en su etapa contemporánea. En las redes sociales todo es recuerdo y oración en memoria de este ilustre personaje, cuya frase célebre, como decimos, cambia de preposición. ¡Al cielo de las Angustias, aquella que tanto quiso! 

Su fallecimiento, a los 89 años de edad en la tarde de este 14 de agosto, ha despertado infinidad de muestras de cariño para toda su familia, en especial a sus hijos Alberto e Irene, compañera de profesión. Por supuesto, su hermandad de Los Gitanos, puesto que fue capataz de la dolorosa de Fernández Andes durante décadas hasta su retirada efectiva de los martillos en el año 2005. 

Entre las diferentes personalidades que han mostrado su pésame públicamente se encuentra el alcalde de Sevilla, José Luis Sanz, quien ha compartido también en sus perfiles virtuales un mensaje en recuerdo de este capataz, nacido en el año 1934 en la calle Sol. "Aroma eterno de canela y clavo", apunta el regidor. 

También ha querido tener un recuerdo el anterior alcalde, Antonio Muñoz, quien ha expresado que la "Semana Santa de Sevilla despide hoy a una de sus leyendas, único poniendo versos al martillo".

Azulejo en la calle Sol dedicado a Alberto Gallardo Azulejo en la calle Sol dedicado a Alberto Gallardo

Azulejo en la calle Sol dedicado a Alberto Gallardo

Amén de infinidad de costaleros, amigos y otros particulares, las hermandades también han mostrado su cariño y recuerdo a un capataz que fue también costalero. Su estreno bajo las trabajaderas se produjo un Miércoles Santo con el Cristo de la Salud de San Bernardo, y durante toda su vida trabajó con capataces de prestigio como Rafael Ariza "El Viejo" o Domingo Rojas. Especialmente emotivo ha sido el homenaje de la hermandad de Las Aguas, cuya cuadrilla de hermanos costaleros fundó el propio Alberto junto a Manuel López "El Moreno". Mismo pesar en el Buen Fin, cofradía en la que Gallardo fue capataz durante varios años. 

Por último, y no menos desdeñable y entre otras innumerables muestras de condolencias, el mensaje sincero y emotivo de la Esperanza de Triana, puesto que Gallardo fue hermano de la cofradía de Pureza desde antiguo. Hace unos años protagonizó una levantá memorable del paso de palio en la calle Pastor y landero junto a Juanma López, quien consideraba a Gallardo como un padre. "No les diré que Dios les bendiga porque ustedes están bendecidos desde que se pusieron el costal de la Esperanza", exclamó Gallardo, un hombre sencillo, entregado y de puro oficio. 

Alberto Gallardo también ha estado presente en los mensajes de diferentes formaciones musicales, como Virgen de los Reyes y Redención, y de otras hermandades de la provincia, como la Vera Cruz de Brenes o la Pastora de Cantillana, a cuya cuadrilla comandó durante lustros cada 8 de septiembre desde 1989, al igual que el palio de las Angustias. Descanse en paz. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios