El Palquillo

Las imágenes titulares de Álvarez Duarte en la Semana Santa de Sevilla

Luis Álvarez Duarte ante la Virgen de Guadalupe. Luis Álvarez Duarte ante la Virgen de Guadalupe.

Luis Álvarez Duarte ante la Virgen de Guadalupe. / Antonio Pizarro

La imaginería de los últimos 60 años no se puede comprender sin la enorme figura de Luis Álvarez Duarte. Un escultor, prácticamente autodidacta, que cuenta con nueve imágenes titulares en la Semana Santa de Sevilla.

Siendo muy joven, en 1962, talló a la Virgen de los Dolores de la Hermandad de San José Obrero, su barrio. Así lo contaba en una entrevista publicada por este periódico con motivo de la edición del libro El niño imaginero. Medio siglo de cofradías con Álvarez Duarte (Jirones de Azul), escrito por José Joaquín León, periodista y miembro del consejo editorial de Diario de Sevilla.

"Estaba yo de monaguillo en la parroquia. Fuimos a una fábrica de harinas que había en San Bernardo a por unas vigas de pino flandes. La tallé allí, en la sacristía. En mi barrio. Y eso que al párroco, el recordado Manuel Garrido Orta, no era muy amigo de las cofradías".

A los 15 años, realizó a la Virgen de Guadalupe, su primera imagen para la Semana Santa sevillana y su gran devoción, su "Virgen Niña". En 1966 se enteró que la hermandad estaba buscando una Dolorosa. "Llamé a Antonio Fernández, el mítico Fernand, para que le hiciera unas fotos".

Con el arrojo que supone la juventud, Álvarez Duarte fotografías en mano, se fue a ver a Juan Delgado Alba y a Joaquín Delgado Roig, hermano mayor y mayordomo de la corporación: "Se puede decir que la Virgen arrasó. Se quedaron prendados". La bendición fue un año más tarde. En 1969 salió por primera vez bajo palio el Lunes Santo: "Para mi fue como un sueño. Tener con esa edad una Virgen bajo palio en Sevilla. Fue un hito. Pero, gracias a Dios, he conseguido tener siempre los pies en el suelo".

Dos años después fue el autor de la Virgen del Dulce Nombre para el barrio de Bellavista.

A los 20 gubió el Cristo de la Sed, su primer crucificado, que saldrá a finales de este mes en procesión extraordinaria por los 50 años de la hermandad.

Cuatro años más tarde, en 1973, también fue protagonista del incendio del Cachorro. Hace la nueva Dolorosa y forma parte de la comisión de restauración del Cristo, dirigida por los Hermanos Cruz Solís. En la faceta restauradora, Álvarez Duarte también estuvo en la comisión que restauró a la Macarena e intervino a la Esperanza de Triana: "Hubo mucha polémica, pero lo que se hizo fue una nueva policromía"

A Álvarez Duarte lo llamaron de urgencia en 2010, cuando se produjo el ataque al Señor del Gran Poder; y en 2008, cuando el Cristo del Museo tuvo el accidente mientras lo subían a su paso. Siempre al servicio de las hermandades de Sevilla.

En el año 1987 talló a la Virgen de la Divina Gracia. En el año 1992, Álvarez Duarte empezaría a dar forma a la cofradía del Polígono de San Pablo con la ejecución del Cautivo y Rescatado. En 2007 completaría la cofradía con la Virgen del Rosario y, en 2008, talló las imágenes secundarias del misterio.

En 2002, Álvarez Duarte cumplía el sueño de tallar al hijo de la Esperanza de la Trinidad: el Cristo de las Cinco Llagas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios