el palermo violeta

Con las puertas abiertas

  • Con la incorporación de las mujeres a las hermandades, han comenzado a ocupar cargos en las juntas de gobierno de las corporaciones.

Comentarios 0

La incorporación de pleno derecho de las mujeres a las hermandades ha conllevado, como lógica evolución, su inclusión en los órganos de decisión. Si bien en muchas de ellas siempre ha habido mujeres trabajando de un modo más o menos encubierto, ahora ostentan cargos de responsabilidad en la mayoría de las hermandades. Aunque sólo hay una hermana mayor, empiezan a incluirse mayordomas, tenientes de hermano mayor, consiliarias, diputadas de caridad o de juventud. La participación de las mujeres sigue un recorrido paralelo al de la misma sociedad. Es más, se puede decir que las cofradías, "por delante, porque ya hay una hermana mayor, pero muy pocas presidentas en las empresas", como explica Maruja Vilches, la única hermana mayor en las hermandades de penitencia.

ROSA GUERRA: "Nunca pensé estar en la junta de una hermandad. He participado durante mucho tiempo en la pastoral del colegio Portaceli y ahora tengo la oportunidad de servir al Señor desde una cofradía. Desde fuera, y sin estar metida en este mundo, lo veía como algo un poco superficial. Cuando me llegó la posibilida de ser diputada de Caridad me di cuenta de que se podía llegar al Señor también desde las hermandades".

MARUJA VILCHES: "Se ha evolucionado mucho desde los años 60 del siglo pasado. Dentro de la sociedad, quizá las hermandades vayan por delante en la evolución porque ya entonces había mujeres en estas corporaciones, cuando no podíamos hacer casi nada y todo estaba prohibido".

R. G.: "Me ha aportado mucho llegar a la Diputación de Caridad de la Hermandad de los Negritos. El trato continuo con las personas necesitadas y la entrega es muy importante. Es entonces cuando te vas dando cuenta de la profundidad y vas encontrándote con Dios en la necesidad de los demás".

M. V.: "Mi primer cargo en una Junta de Gobierno fue Diputada de Caridad. En el Consejo de Hermandades y Cofradías fui delegada de Sacramentales. Dios escribe como quiere y te conoce perfectamente. Descubrí los sentimientos de Caridad que había en mí desde siempre y cómo estas se cumplían con el proyecto Fraternitas, donde estoy intensamente implicada. Más adelante fui teniente de hermano mayor, algo que me cuestioné hasta que Jesús Gutiérrez me explicó su razón y era que sabía que moriría pronto. Al año, cuando falleció, puse mi cargo a disposición de Palacio, que me comunicó que debía seguir hasta terminar el mandato. Cuando terminó vi que mi experiencia de ese tiempo como hermana mayor había sido extraordinaria. Además, quería dar el mensaje a las demás mujeres de que era posible aspirar y serlo y participar como miembro de junta. Por esta razón volví a presentarme con una candidatura única".

R. G.: "Me he encontrado muy arropada para mis compañeros de la Junta de Gobierno. Somos amigos desde que estábamos en el grupo joven. Somos dos mujeres en la junta, una consiliaria y yo ".

M. V.: "En realidad, la evolución de la mujer en el mundo de las hermandades es, como en la sociedad, una cuestión de constancia. Hemos conseguido llegar hasta aquí gracias a nuestro esfuerzo y trabajo".

R. G.: "La clave para la vida de hermandad está en el lema ignaciano En todo,amar y servir".

M. V.: "Es cierto que durante mucho tiempo las hermandades y cofradías de penitencia eran un mundo de hombres, pero también hay que reconocer que no era un mundo cerrado. En todo momento me he sentido apoyada, y si tenía que discutir algún tema con otro hermano mayor siempre he estado en igualdad de condiciones".

M. V.: "Nací en el seno de una familia religiosa y cofrade. Esto me ha permitido vivir muy de cerca la hermandad y ya, de casada, pude salir de nazareno. Una experiencia maravillosa. Presentamos a la Junta de Gobierno la posibilidad de que pudieran salir de nazareno y decidieron hacer una prueba tras consultarlo con el entonces arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo. Él aplaudió este paso para la incorporación de la mujer como miembro de pleno derecho en las hermandades. El arzobispo estaba convencido de que las mujeres podemos aportar una mirada diferentes y más sensible a la Semana Santa. Mi primera estación de penitencia con la túnica de los Javieres fue algo muy deseado y una gran experiencia espiritual. Aquellas siete horas y media fueron inolvidables ".

R. G.: "Hay que estar dentro para darse cuenta de que verdaderamente en el seno de una hermandad se puede tener un encuentro con Dios en todas las cosas y las personas. Es cuando realmente te das cuenta que las hermandades van más allá de lo superficial, de estrenos, etcétera"

M. V.: "Una hermandad hay que vivirla desde dentro, en las actividades de formación, atender a la caridad, etcétera. No es sólo los símbolos externos, sino que la vida de hermandad tiene mucha intensidad. Animo a las mujeres a que no tengan pudor ni vergüenza para presentar sus propuestas dentro de las hermandades y a trabajar por ellas, incluso como miembros de la Junta de Gobierno".

R. G.: "Vivo la hermandad desde dentro y puedo decir que me he encontrado con Cristo en ella".

M. V.: "Mi dilatada trayectoria hace que pueda ver con bastante distancia en el tiempo la evolución de la situación de las mujeres en las hermandades. Entrar en la casa de hermandad ya era algo complicado, sólo para las labores que se consideraban propias de nuestro sexo como el costurero o la catequesis. La sociedad ha evolucionado y hemos ido ganando en participación gracias a nuestro esfuerzo y trabajo".

R. G.: "Personalmente, he vivido un proceso en el que he encontrado al Señor dentro de la vida de hermandad. Tanto es así, que este año haré mi primera estación de penitencia como nazareno. Quería estar preparada espiritualmente para hacer de este momento un verdadero encuentro con el Señor y una meditación sobre la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Quiero vivir este momento con el máximo recogimiento posible y mi vida de hermandad desde que soy diputada de Caridad, me ha ayudado a conseguirlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios